Detalles del post: Una obra colectiva y abierta

31.12.07


Una obra colectiva y abierta
Permalink por Saravia @ 16:29:22 en Invitados -> Bitácora: Mundos

Apuntes sobre el Avance del Plan General de Ordenación Urbana de Almendralejo (Badajoz), como preámbulo a la conferencia del arquitecto redactor, Miguel Madera Donoso, el martes 13 de noviembre, a las 11,30 h., en la Escuela de Arquitectura de Valladolid.

Plaza de España de Almendralejo, de noche y con figuras. Foto de la página web del Ayuntamiento.

El Avance del Plan General de Almendralejo se remite, en palabras de su redactor, Miguel Madera (a quien seguimos en todo el texto), "a un modelo de planificación moderna y flexible". Tras el análisis del planeamiento vigente, que se pretende sustituir, plantea un modelo que reconoce la incertidumbre como dato inicial, e incorpora la concertación como herramienta esencial. No se limita a la ordenación urbanística, sino que también integra la perspectiva estratégica. Reconoce y admite la diversidad de actores en el territorio, cada uno de ellos con sus intereses propios y diferentes relaciones con el municipio.

Este Plan tiene el carácter de obra colectiva y abierta. "Refleja una acumulación de experiencias e ideas, patrimonio de una generación, y su apuesta por la ciudad y por el futuro". Advierte oportunidades "que éticamente estamos obligados a no soslayar, y Almendralejo debe capacitarse para asumirlas y volcar los posibles beneficios hacia su gente toda".

[Mas:]

Un compromiso por lograr una ciudad de los ciudadanos

La calidad de una ciudad se mide por la oportunidad que ofrece a sus habitantes para desarrollar sus actividades de trabajo, relación y ocio dentro de un medio ambiente adecuado. Para este compromiso el nuevo Plan promueve nuevos equipamientos sociales; parques y otras áreas recreativas y de ocio; ataca la terciarización masiva de las áreas centrales; preserva el patrimonio histórico-artístico y busca corregir los desequilibrios dotacionales entre distintas zonas de la ciudad. También se refiere a las infraestructuras, que en esta ciudad han estado generalmente apartadas de las decisiones planificadoras.

Un compromiso por una ciudad sostenible

El progresivo calado de los postulados medioambientalistas en las conciencias de los ciudadanos exige asumir el compromiso de incorporar la valoración medioambiental en cualquier decisión de política urbana. Por ello el nuevo Plan General afronta las acciones que tiendan a incrementar el confort ambiental y la salud de los ciudadanos mediante la adecuación de las ordenanzas urbanísticas a nuevos estándares de calidad y a criterios de ahorro energético; avanza hacia la movilidad sostenible y el cuidado del paisaje, estableciendo normas y criterios de integración paisajística para lograr la creación de entornos agradables, minimizando los conflictos visuales existentes y la prevención de nuevos impactos.

Un compromiso por una ciudad accesible

El modelo de transporte basado en la expansión del tráfico privado de automóviles está llegando a sus límites de viabilidad. Es preciso abrir paso a una nueva concepción de la planificación, basada en un modelo de ciudad más compacto y diversificado en lo funcional y lo social, a través de la creación de proximidad. Pero un sistema de movilidad más sostenible requiere mayores niveles de complejidad. Por tanto, no se trata sólo de construir más infraestructuras de transporte colectivo, sino de superponer todos los sistemas, incluso el viario y los aparcamientos, para crear un sistema único que aprovecha las sinergias de todos. Complementar los distintos modos de transporte y permitir la intermodalidad y la integración de todos ellos.

Igualmente, un mínimo deber de solidaridad con los sectores más desprotegidos exige un compromiso para hacer la ciudad más accesible para todos, mediante el control de cumplimiento de las normativas sobre supresión de barreras arquitectónicas y urbanísticas, posibilitando con ello la mejora de la calidad de vida
de discapacitados y ancianos.

Un compromiso por otorgar prioridad de la ciudad consolidada

La necesaria atención por la previsión de nuevo suelo urbanizado no debe implicar olvidar el reto de regeneración urbana que debe abordarse en los barrios. La rehabilitación, la reutilización de espacios urbanos en desuso u obsoletos y la recualificación de áreas degradadas son los postulados prioritarios de las políticas urbanísticas del nuevo Plan General. Priorizar las acciones de revitalización de la ciudad consolidada resulta conforme con los criterios de sostenibilidad medioambiental, contribuye a la cohesión social y territorial de la ciudad y permite ampliar la oferta de vivienda devolviendo su funcionalidad al parque residencial degradado.

Un compromiso por la vivienda

La calidad de vida de los ciudadanos requiere la disponibilidad de una vivienda adecuada. Almendralejo debe dotarse de un planeamiento que contenga un ajustado dimensionamiento del suelo para dar respuesta a las demandas y necesidades de viviendas. Pero no basta con medidas de planificación, además resulta imprescindible que pongamos en práctica una eficaz política de potenciación de los Patrimonios Públicos de Suelo, que nos asegure disponer de terrenos suficientes para su urbanización, tanto como medida estabilizadora de los precios como para garantizar la disponibilidad de terrenos para las viviendas de protección pública y otros usos de interés social.

Un compromiso por mantener a la ciudad como referente inexcusable para el desarrollo económico y social

Hoy día nos encontramos con que los procesos productivos han tenido una profunda transformación a como los concebíamos hace tan sólo dos décadas, transformación que han sabido aprovechar las ciudades "emprendedoras". Las crecientes mejoras y modificaciones del proceso productivo han hecho que surjan nuevas tipologías de asentamientos industriales y terciarios, distintas básicamente de las hasta ahora tradicionales. El progreso económico y social de Almendralejo dependerá en gran medida de su capacidad para diversificar su base económica aumentando así su capacidad competitiva. En esta línea, el desarrollo de las nuevas tecnologías y de las actividades relacionadas con la logística, y cómo no, con el turismo, se presentan como una oportunidad.

La nueva planificación tiene en cuenta estas consideraciones y por ello modifica cualitativa y cuantitativamente las propuestas actuales, incidiendo en: conseguir una dispersión del terciario por el territorio, a través de la creación de diversas zonas de centralidad; facilitar el asentamiento de pequeñas y medianas empresas, notablemente especializadas y tecnológicamente cualificadas; la consolidación, dotación, mejora y modernización de las zonas industriales existentes; la transformación de espacios industriales clásicos en espacios susceptibles de acoger nuevas actividades económicas emergentes, en un contexto urbano mixto donde convivirán empresas, viviendas, servicios, Y, por último, una decisiva apuesta por el desarrollo del turismo y el sector cultural.

El proyecto de ciudad debe contener una dimensión retórica capaz de persuadir a la colectividad a la que va dirigido

Es lo que podríamos denominar la componente estética del proyecto urbano de Almendralejo. Esta componente estética es, necesariamente, multiescalar, abarcando desde lo grande a lo pequeño, además de lo demasiado grande y lo demasiado pequeño. Ha de ser un principio que acompañe todas las decisiones de diseño urbano. No se trata de proporcionar un repertorio de artefactos desmesurados, propagandísticos y ficticios. Se trata de proponer una nueva configuración urbana, trabajando principalmente con los ingredientes que conforman el espacio colectivo, sin renunciar, claro está, a la figuración persuasiva del objeto arquitectónico como principal proveedor de una imagen de marca, de nuevos iconos para la ciudad. En definitiva, fomentar la promoción de la arquitectura del espacio público y del objeto edificatorio como factor de cultura y cohesión social.

El mejor Plan es el Plan que realmente se puede ejecutar

Asumiendo esta afirmación queremos destacar que el Plan desarrolla de modo muy especial los instrumentos de ordenación e intervención urbanística dispuestos en la LSOTEX (Ley del Suelo de Extremadura), creando nuevas herramientas de gestión, otorgando un perfil netamente ejecutivo a este documento. Es necesario concebir modalidades de articulación activa entre los operadores, con una Administración que asuma la práctica urbanística con un profundo sentido colectivo.

La potestad planificadora no puede quedar reducida al diseño de unos planes que difícilmente pueden ejecutarse; por el contrario, es deber de la Administración tener presente en la misma elaboración del Plan todas aquellas dificultades que pueda encontrarse la gestión futura del mismo, previendo sus soluciones. La elaboración de un Plan viable desde el punto de vista de su ejecución requiere, desde el mismo momento de su elaboración, que estén sus propuestas respaldadas por una cierta seguridad o, al menos, por la confirmación de la intención de actuar por parte de los distintos agentes, públicos y particulares que hayan de hacerlo, superando así la mera confianza en el incentivo del negocio inmobiliario, en el caso de los privados o en la confianza del leal cumplimiento posterior del deber de cooperación que se predica en las relaciones interadministrativas. Reconocer el juego de los operadores no significa hacer una apología del caos sino encontrar su orden frente al mismo.

sigue este post xml

Comentarios, Pingbacks:

No hay Comentarios/Pingbacks para este post...

debes estar registrado para comentar


idioms

  • en <. . . english/français
  • es <--- español
  • fr <. . . english/français

Categories

  • Urblog
  • Náufragos
  • Territorios
  • Mundos
  • Plaza

  • Urblog

    bitácora principal de urblog sobre urbanismo y derechos humanos...


    participar


    Buscar



    sindicar

    _______________________

    código original facilitado por
    B2/Evolution



    !


    || . . the burgeoning city . . || . . la ciudad en ciernes . . || . . la ville en herbe . . ||