Detalles del post: Cultura de los suburbios

07.01.08


Cultura de los suburbios
Permalink por Saravia @ 16:12:14 en Cultura de los suburbios -> Bitácora: Plaza

Fotograma de Luces al atardecer (Laitakaupungin valot), de Aki Kaurismäki, 2006

La poética heladora del cine finlandés nos deja una imagen demoledora del suburbio. Un mundo de perdedores, aferrados al tabaco, imaginando una salida de fortuna a su miseria. Pero el suburbio no es eso. O al menos, no está sólo poblado de sueños para escapar del destino. El inmenso territorio de la periferia es un espacio complejo y de funcionamiento frecuentemente “desregulado”, pero donde se encuentra de todo: abusos y predación, por qué no; pero también inventiva y empresa; creatividad multiforme y visible solidaridad.

El sociólogo Marc Hatzfeld nos ofrece en un libro del que nos hemos apropiado del título para nombrar una nueva categoría del blog (La cultura de los suburbios, Barcelona, Laertes, 2007), una lectura y una propuesta viva y de gran atractivo. Para este autor “el suburbio es una microsociedad diversa, compleja, original, que dispone de un espacio particular, de una historia propia, y también de una cultura específica”. Y es precisamente en esa cultura original donde el autor ve “un potencial renovador único, una oportunidad tanto para la sociedad de los suburbios como para la de la ciudad completa". Veamos una de sus propuestas, la más decididamente urbanística.

[Mas:]

Propone nuestro autor “construir a partir de la ciudad”, beneficiarse de la participación crítica de la gente de los suburbios para “inventar las condiciones de una urbanidad común”, haciendo de los barrios un nuevo y mejorado centro urbano. Porque –dice- los suburbios son “esbozos de ciudades enfermas de incompleción”. La cuestión es completar esas ciudades en ciernes, todavía en boceto. Su visión es marcadamente optimista: “lo construido en los suburbios es un potencial que está muy lejos de haber sido explotado”.

La localización excéntrica de los suburbios puede resultar una ventaja por su cercanía potencial a nuevos flujos de tráfico o movimiento. Su alta densidad, una riqueza ineludible. Su carácter arquitectónico tan específico (y muchas veces sumario), un cúmulo de oportunidades para el ejercicio de la rehabilitación ecológica. Los múltiples vacíos e intersticios, ámbitos insustituibles para “toda clase de chapuzas: parcheados, rellenos, bricolajes, remiendos hasta el infinito, susceptibles de llegar hasta la ciudad, la verdadera ciudad contemporánea, gruesa y elástica como un buen abrigo”.

Desde luego, habrá que incorporar construcciones y usos “más allá de la vivienda”. Habrá que actuar “en el juego de los símbolos, propio de la política”. Y habrá que aplicar los principios de “puesta en marcha de la democracia, de una democracia lo más directa, local y plástica que sea posible, una democracia participativa”. Respecto a los urbanistas, esos “técnicos de la ciudad” a que se refiere Hatzfeld, deberán (deberemos) buscar “una cooperación azarosa, difícil pero imprescindible” con los “ciudadanos habitantes (...). Dejemos que los técnicos hagan la suya, y tendremos ciudades planificadas, funcionales y gélidas. Dejemos el espacio a la sola iniciativa de los habitantes y crecerán ciudades inviables: informes e incoherentes. La cooperación activa de técnicos y habitantes puede adoptar la forma de competición o colaboración, de choques de intereses o de negociaciones, pero en todo caso, indispensable”.

Por último, es inevitable “una inversión cívica reencontrada”, un chorro de dinero para el acondicionamiento urbano que se ha concentrado exageradamente en nuevas áreas y en los centros urbanos. Con la excusa de que las infraestructuras son “de todos” y que el centro es “de todos”, la inversión realizada en los últimos tiempos en los suburbios no ha sido, ni de lejos, proporcional a la población que allí reside.

En suma, hay que “infundir a los suburbios algunos de los rasgos básicos de la ciudad de pleno derecho, a base de granito y mármol, de mobiliario urbano de acero inoxidable, de monumentos, de equipamientos simbólicos y técnicos, de conexiones y de esplendidez”. Diez o quince años con este tratamiento, y “con la intervención de arquitectos competentes”, serían bastante, estima el autor, para que estos suburbios, nuevamente ciudad, fuesen “capaces de retener a sus habitantes y atraer nuevamente a las clases medias”.

(Publicado inicialmente el 02-11-07).

sigue este post xml

Comentarios, Pingbacks:

No hay Comentarios/Pingbacks para este post...

debes estar registrado para comentar


idioms

  • en <. . . english/français
  • es <--- español
  • fr <. . . english/français

Categories

  • Urblog
  • Náufragos
  • Territorios
  • Mundos
  • Plaza

  • Urblog

    bitácora principal de urblog sobre urbanismo y derechos humanos...


    participar


    Buscar



    sindicar

    _______________________

    código original facilitado por
    B2/Evolution



    !


    || . . the burgeoning city . . || . . la ciudad en ciernes . . || . . la ville en herbe . . ||