Detalles del post: Anciana con cochecito de niño

18.03.08


Anciana con cochecito de niño
Permalink por Router @ 19:42:30 en Alegaciones -> Bitácora: Urblog

Sobre el derecho al espacio urbano

Anciano alimentando palomas. Foto de Malena_c en flickr.com.

En las proximidades de Oxford Circus, Londres. Difícil calcularle la edad, probablemente unos cuarenta y cinco. Sus posesiones dentro de un carro robado en el supermercado. Lo empujaba por la acera, la cabeza ligeramente inclinada, como si el carro fuera un cochecito de niño y ella fuera mirando al pequeño. Dentro del carro, sus posesiones iban guardadas en bolsas de plástico. Llevaba una bufanda anudada a la cabeza y uno de esos sombreros de piel que los rusos llaman chapka. Se le había caído casi toda la piel. También llevaba pantalones, una chaqueta acolchada y un abrigo de piel artificial, color arena. Desde lejos cualquiera pensaría que ina vestida como un esquimal. Salvo por los pies. Llevaba unas zapatillas de deporte americanas. Las encontró en una papelera de New Cavendish Street, que está cerca de Hallam Street, en donde vivió mi difunta madre en algún momento de su vida.

[Mas:]

Bastantes de los bancos que había en los andenes del metro londinense han sido sustituidos por un nuevo tipo de mobiliario urbano. Una especie de barra que permite a los pasajeros descansar los pies y recostarse un poco contra la pared. Su gran ventaja es que los mendigos no pueden echarse a dormir en ellas. Por la noche, cuando se acuesta en un trozo de cartón sobre el asfalto de la estación, la mujer de la chapka no se quita sus zapatos blancos, simplemente se afloja los cordones, para que no se le claven los pies, que se le hinchan por la noche, como hacían los de mi madre.

Ahora es mediodía y se dirige a un recinto peatonal situado detrás de Oxford Circus donde suele haber cientos de palomas. En cuanto perciben su presencia, las palomas se acercan a la mujer de la chapka contoneándose o volando casi al ras de los adoquines. Ella saca del carrito una bolsa de plástico negra llena del pan duro que tira un restaurante de Mortimer Street y, partiéndolo con las manos, lanza puñados de migas al aire.

Algunas palomas se le posan en los brazos, otras revlotean alrededor de su cabeza, pero la mayoría esperan en el suelo y picotean las migas conforme van cayendo.

De vez en cuando, distraídamente, la mujer se mete un mendrugo de ese pan en la boca.

Alegación: Tres cosas. 1ª) A pesar de lo mucho que se las odia, las palomas en la ciudad acompañan (hola, Adela). Y es muy duro comer solo. 2ª) Es necesario revisar la accesibilidad a los centros comerciales y a otras entidades que ocupan mucho espacio y que no son de acceso abierto. Es preciso replantearse el reparto del espacio público, crear una red de acceso general, de cierta malla o grano, en la que pueda pedirse limosna, plantear protestas y haya vigilancia pública: una calle. 3ª) Fuera hace demasiado frío, o demasiado hace calor. ¿Por qué no establecer también como una carga de urbanización construir espacios públicos cálidos y frescos, del mismo modo en que existe una carga de aprovechamiento?

Fuente: El texto es un fragmento del de John Berger, “Anciana con cochecito de niño”, en Fotocopias (Madrid, Alfaguara, 2000). El final de la historia es mucho más bonito, si cabe, aunque lo reservamos para el lector del libro.

sigue este post xml

Comentarios, Pingbacks:

No hay Comentarios/Pingbacks para este post...

debes estar registrado para comentar


idioms

  • en <. . . english/français
  • es <--- español
  • fr <. . . english/français

Categories

  • Urblog
  • Náufragos
  • Territorios
  • Mundos
  • Plaza

  • Urblog

    bitácora principal de urblog sobre urbanismo y derechos humanos...


    participar


    Buscar



    sindicar

    _______________________

    código original facilitado por
    B2/Evolution



    !


    || . . the burgeoning city . . || . . la ciudad en ciernes . . || . . la ville en herbe . . ||