Detalles del post: El derecho a ver las estrellas

29.03.08


El derecho a ver las estrellas
Permalink por Saravia @ 18:50:00 en Derechos humanos -> Bitácora: Plaza

A partir de un poema de Jean-Joseph Rabearivelo “traducido de la noche

Cielo estrellado. Imagen procedente de pepinubeazul.spaces,live.com/blog.

Así acaba un precioso poema del malgache Jean-Joseph Rabearivelo: “Levanto la cabeza, / en la mano el poema recién empezado: / tus ojos parpadean en el cielo / y yo los llamo: estrellas”. El libro en que se encuentra lleva este también inmenso título: Traducido de la noche (publicado conjuntamente con Casi sueños en Madrid, Hiperión, 2000; original de 1935). Estrellas. ¿Quién las ve hoy? Ni en la ciudad ni en el campo se ven ya tranquilamente, a gusto, las estrellas. Y sin embargo la solución no es difícil.

[Mas:]

El término básico que hay que tener en cuenta es el de contaminación lumínica. Y un artículo fundamental, el que escribió hace unos años María Calvo Charro, “El derecho a ver las estrellas. Análisis de la contaminación lumínica desde una perspectiva jurídica”, publicado en la Revista de Derecho Urbanístico (nº 187, julio-agosto de 2001), y disponible en la página web de la Sociedad Astronómica Granadina (aquí). Es un largo artículo, pero muy claro, ilustrativo, interesante. Recomendable, desde luego. Y bonito: incluye algunas citas como ésta: "La mayoría de nosotros nunca ha visto un cometa. Yo he visto dos, pero eran mucho menos impresionantes de lo que había esperado. La causa del cambio en nuestra actitud no es únicamente el racionalismo, sino el alumbrado artificial. En las calles de una ciudad moderna, el cielo oscuro es invisible; en los distritos rurales, viajamos en vehículos con potentes faros. Hemos borrado los cielos, y sólo unos pocos científicos siguen atendiendo a las estrellas, los planetas, los cometas y los meteoritos. El mundo de nuestra vida diaria es más artificial que en cualquier época anterior. En ello hay un menoscabo, así como una ventaja: el hombre en la seguridad de su poder, se está haciendo superficial, arrogante y un poco loco..." Esta cita es de Bertrand Russell, y está escrita en 1935. ¿Qué habría dicho hoy?

Es curioso cómo argumenta que se trata de un derecho. “El artículo 45 de nuestra Constitución –dice- reconoce el derecho de todos a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona. Por su ubicación en el Texto Constitucional estamos ante un Principio Rector de la Política Social y Económica y, en consecuencia, qué debamos entender por medio ambiente queda en manos del legislador. No obstante, sin necesidad de intervención legislativa, el párrafo segundo del art. 45 establece expresamente que, en cualquier caso, el medio ambiente consagrado constitucionalmente se halla integrado por `todos los recursos naturales´, en consecuencia: el agua, la atmósfera, el suelo, el subsuelo, la flora, la fauna... y, por qué no, también los astros. Consideramos pues que todos los recursos naturales se encuentran incluidos en el concepto de medio ambiente”. Bien por María Calvo.

Hay algunas páginas web específicas sobre este asunto del cielo oscuro. Por un lado, la internacional www.darsky.org (de Tucson, Arizona; con sedes también en Bélgica y Australia); por otro, la catalana www.celfosc.org . En ambas hay mucha información, y muy bien organizada, sobre el tema. Fotos (qué atractivas son las fotos de la ciudad y del campo en la noche), noticias, leyes, normas y reglamentos (incluso un “modelo de articulado genérico para la regulación de la contaminación lumínica”), costes, argumentos ecológicos, posibles actividades, buenos y malos ejemplos, denuncias, biblioteca. (En la página americana, un curioso homenaje al recientemente fallecido Arthur C. Clarke). Y sobre todo, un útil repertorio de recomendaciones. Algunas, aquí. El tema tiene implicaciones en el campo urbanístico, fundamentalmente (en principio) en el proyecto de urbanización; y en las normas de planes generales o normas municipales que condicionan tales proyectos.

Hay que señalar que no va a ser demasiado fácil poner en práctica esas recomendaciones en nuestras ciudades. Hay buenas prácticas, pero no va a ser fácil generalizarlas. Llevamos varias décadas esforzándonos por iluminar todo, y mucho. Escaparates, calles, monumentos, carreteras, casas. La seguridad viaria y ciudadana se asocia indefectiblemente a un buen alumbrado. Los manuales técnicos tienden a sobredimensionar las necesidades (los ingenieros a lo grande, como siempre). Y cuando vemos los resultados de un alumbrado no contaminante, en algún modo inquietan. Un ejemplo lo tenemos en Viena, que ha tenido un premio precisamente por su alumbrado, pero que en el parque del Palacio Imperial de Hofburg, por ejemplo, no se ve nada. Aún así y todo no llegará la sangre hasta ese río. De hecho, en Burgos hay aprobada una ordenanza municipal específica desde 2000, y... no se nota demasiado (eso sí: la catedral casi no se ilumina por la noche, algo es algo). Es loable que se haya aprobado esa ordenanza, pero hay que ser más exigentes en las garantías del cielo oscuro.

Mas acabemos estas notas con otro poema de Rabearivelo: “¿Qué sucede bajo la tierra, / en el nadir lejano? / Inclínate junto a una fuente, / junto a un río / o a un manantial: / verás la luna / sumida en un agujero / y te verás a tí mismo, / luminoso y callado...”. Y si no hay oscuridad, no hay cielo estrellado ni luna que pueda resplandecer y espejarse.

sigue este post xml

Comentarios, Pingbacks:

No hay Comentarios/Pingbacks para este post...

debes estar registrado para comentar


idioms

  • en <. . . english/français
  • es <--- español
  • fr <. . . english/français

Categories

  • Urblog
  • Náufragos
  • Territorios
  • Mundos
  • Plaza

  • Urblog

    bitácora principal de urblog sobre urbanismo y derechos humanos...


    participar


    Buscar



    sindicar

    _______________________

    código original facilitado por
    B2/Evolution



    !


    || . . the burgeoning city . . || . . la ciudad en ciernes . . || . . la ville en herbe . . ||