Detalles del post: Preguntas 56 a 63. Cómo redactar ordenanzas.

31.03.08


Preguntas 56 a 63. Cómo redactar ordenanzas.
Permalink por Saravia @ 21:37:51 en Técnicas -> Bitácora: Mundos

Cuestiones asociadas a la práctica 7: Redacción de ordenanzas.

Vista aérea de Le Havre (Normadía, Francia). Imagen obtenida de ouestfrance-ecole.com

Los enunciados de las preguntas son los siguientes: 56) Comenta los principales parámetros de las ordenanzas de edificación en un plan parcial. 57) En qué consiste la regulación de la edificación “alineación a calle”. 58) En qué consiste la regulación de la edificación “por edificación aislada en parcela”. 59) En qué consiste la regulación de la edificación “por configuración volumétrica”. 60) Explica una ordenación genérica razonable de los usos en la normativa de un plan parcial. 61) ¿Qué normas deben plantearse en un plan parcial, relativas a la edificación y uso de los equipamientos públicos? 62) ¿Cuáles son los principales objetivos de la arquitectura bioclimática? Define las principales pautas de la arquitectura bioclimática y di qué implicaciones puede tener en las ordenanzas. 63) ¿Qué condiciones sobre la urbanización del espacio público debería fijar el plan parcial al proyecto de urbanización posterior?

[Mas:]

Nos referimos a las ordenanzas de un plan parcial residencial. Pero alguno de los comentarios sirve para todas las ordenanzas del planeamiento urbano. Para ilustrar este tema hemos puesto una foto aérea de la ciudad de Le Havre. Una ciudad muy singular, preciosa, que aunque ha sido considerada por algunos como “estalinista”, también ha sido incluida (su centro, precisamente esta misma zona de la foto), en el listado de los monumentos patrimonio de la Humanidad (declaración de la Unesco en 2005). Fue totalmente destruida en la guerra y reconstruida según proyecto de A. Perret. Un problema es que el diseño quedara a cargo de un solo arquitecto (más aún: no sólo el control o la consecución de la unidad por medio de las ordenanzas, sino en el grado máximo: un único proyecto de edificación). Otro problema: la falta de historia de ese tejido central, que no llega más allá de 1946 (aunque Niemeyer intente dar espectáculo en “El Volcán”). El espacio urbano de la ciudad nueva nunca es comparable al de la vieja. Pero las nuevas áreas también tienen su valor: de este ámbito se ha apreciado la "explotación novedosa del potencial del hormigón", entendiendo que se trata de "un ejemplo excepcional de la arquitectura y del urbanismo posterior a la guerra".

Observaciones iniciales

Al redactar unas ordenanzas ha de tenerse clara la imagen que quiere conseguirse, lo que se quiere promover o defender. Y hay que tener en cuenta que ordenanzas y plano de ordenación deben vincularse, ser consecuentes. Las ordenanzas se redactan a la vez que el plano. Éste determina las líneas básicas de la ordenación (trazados de calles, localización de usos, quizá los retranqueos, etc.), y las ordenanzas fijan las características de la urbanización, las edificaciones y los usos. No deben ir después del plano, sino que ambos deben formularse simultáneamente, pues forman parte de un único proyecto.

Las ordenanzas han de ser claras, concretas y ordenadas; y no deben dar lugar a ambigüedades. Lo cual no quita para que puedan (y deban) plantearse también normas literarias, no cuantificadas. Las ordenanzas se hacen con palabras, y las palabras son como son. Los valores que expresan no tienen, con frecuencia, límites cerrados. Necesitarán de alguien que los aplique (como sucede con las leyes). No debería obsesionarnos que a cada norma le corresponda una única interpretación. Nos sirve bien la comparación con la legislación: una misma ley admite interpretaciones distintas, según el juez que la aplique. Y no está mal que así sea (todo lo contrario). Ya lo dijo Lord Kelvin: sólo lo que no puede medirse tiene verdadero valor. No renunciemos a ello.

La normativa perfecta no existe. Siempre quedarán huecos, habrá problemas, surgirán cuestiones no previstas. Las ordenanzas que planteemos serán excesivamente rígidas, inflexibles, o excesivamente blandas, con escaso control. Pero da igual: siempre habrá algún vecino que dirá: ¿cómo permiten hacer esto? Y algún arquitecto (o concejal) que se quejará: ¿por qué no se podrá hacer lo otro?

Mas no se trata de hacer edificación desde la escala del planeamiento. Sólo deben regularse en ordenanzas las cuestiones de nivel urbanístico, garantizar el proyecto urbanístico. No menos, pero no más. ¿Qué regular?: lo que pida el proyecto. Si al no regular algún aspecto, y que en consecuencia no se aplica, se pierde alguno de los valores propios de la propuesta urbana planteada, debe incluirse en las ordenanzas. Pero si el proyecto general no se resiente, nunca debería regularse.

Sobre la técnica

Son preferibles las ordenanzas proscriptivas (que limitan lo que no debe hacerse) a las prescriptitas (que indican cómo hacer las cosas): las primeras dan más libertad. Por otra parte no es posible, ni conviene, controlar toda la casuística. Hay que centrarse en lo esencial.

Veamos algunos comentarios de técnica normativa (ya expuestos en el capítulo 11 del libro Planes Parciales Residenciales). Se aconseja la titulación de todos los artículos (con un título que indique brevemente su contenido o materia), su numeración con números cardinales arábigos y sucesivos (mejor “Artículo 37” que “Artículo 3.3.1.2”, por ejemplo), y su división, si fuera preciso, en apartados (37.1, 37.2, etc.), éstos en letras, y éstas finalmente en números. Los criterios básicos para la redacción de un artículo son los siguientes: cada artículo, un tema; cada párrafo, una oración; cada oración, una idea. La exposición del contenido de la norma debe seguir un orden lógico (de lo general a lo particular, de lo abstracto a lo concreto, de lo normal a lo excepcional, de lo sustantivo a lo procesal, etc.).

La calidad de una norma se manifiesta en su claridad semántica (adecuado uso del lenguaje ordinario), en su claridad normativa (clara exposición de su condición de norma y de su contenido), y en su economía (evitándose elementos superfluos y redundancias). Se recomienda (en Cataluña) que las frases tengan como máximo unas 25 palabras y expresen una sola declaración; la utilización del verbo en voz activa y preferiblemente en presente (no futuro: “la altura máxima es ...”, mejor que la “altura máxima será ...”, por ejemplo), y del sustantivo en lugar del infinitivo cuando se ordene efectuar un conjunto de acciones (mejor inclusión que incluir, propuesta que proponer, etc.). Se ha de eliminar cualquier discriminación por razón de sexo, prefiriéndose expresiones como “persona interesada” o “persona afectada” a “el interesado” o “el afectado” (nuevamente, recomendación de la Generalitat de Catalunya). Sólo se pueden utilizar siglas de algo si previamente ha aparecido su denominación completa. Es preciso evitar el empleo abusivo de mayúsculas (ni estamos hablando en inglés ni Todo Es Tan Importante).

Una estructura de las normas del plan parcial

La Normativa de un plan parcial suele dividirse en tres grandes capítulos (ver de nuevo el apartado 11.3 del libro citado): 1º, Normas generales (aspectos jurídicos, determinaciones sobre la gestión, etc.); 2º, Ordenanzas de edificación y uso del suelo (características edificatorias de cada tipología propuesta y regulación de los usos); y 3º, Normas de urbanización: regulación de las características de los espacios públicos.

Pregunta nº 56) Comenta los principales parámetros de las ordenanzas de edificación en un plan parcial.

Es importante controlar el juego de la parcelación. Muchas veces "hace" más ciudad el parcelario que la edificación. La regulación de la parcela mínima (o de la máxima) sirve para garantizar la adecuación de la edificación prevista, y para caracterizar la zona de que se trate. Establecer, por tanto, las condiciones de agregación y segregación. Y también puede exigirse que se desarrollen proyectos diferentes (o al contrario, proyectos coordinados o únicos) entre parcelas distintas (recordar la normativa de Borneo en Ámsterdam).

También debe fijarse el “techo edificable” de cada zona, la superficie máxima construible para cada uso. Y muchas veces es útil distribuir el mínimo y el máximo de viviendas admisibles en cada manzana. En segundo lugar, las condiciones de diseño de cada pieza: definición de alturas, alineaciones, retranqueos, volumetría, etc. Además, en su caso, regular materiales, colores, cerramientos, elementos de las fachadas, cubiertas, tipo de vegetación de las parcelas, etc.

En algún caso deben regularse las condiciones mínimas que garanticen la calidad funcional y constructiva de las futuras edificaciones. La relación de los tipos arquitectónicos con los distintos programas residenciales, disposición de los garajes y aparcamientos, barreras arquitectónicas y accesibilidad, o la idoneidad medioambiental de las soluciones constructivas.

57) En qué consiste la regulación de la edificación “alineación a calle”.

Los parámetros parten de la determinación de la alineación y la rasante de la calle. Resulta útil para tipologías cuyos parámetros se fijan en función de las alineaciones de las calles; sean éstas unifamiliares (viviendas en hilera) o casas de pisos (bloques en manzana cerrada o semiabierta). En este caso los parámetros aluden a la relación del edificio con la alineación o alineaciones (de calle, de edificación). Fernando Ramón lo denomina “edificación perimetral”. Los fondos característicos son de 12 a 15 m. Los patios de manzana, con una dimensión mínima de 20 x 20 m.

58) En qué consiste la regulación de la edificación “por edificación aislada en parcela”.

Se parte de las parcelas. La imagen que ofrece este sistema es de predominio de los espacios libres exteriores (públicos y privados). Los parámetros de regulación se hacen en relación a la forma y tamaño de las parcelas. Se controla el grado de compactación, las crujías, las alturas, los cierres y los retranqueos.

59) En qué consiste la regulación de la edificación “por configuración volumétrica”.

Se definen, aproximadamente, los volúmenes. Indicado, en general, para edificaciones abiertas. Se suele tener en cuenta: las garantías de soleamiento y ventilación, el diseño de los espacios interbloques, las crujías edificatorias. En algunos casos se asimila al tipo de regulación por alineación a vial; en otros puede tener características asimilables a la edificación aislada en parcela. Dos modalidades: Configuración unívoca: volúmenes definidos de manera precisa; Configuración flexible: el volumen se mueve dentro de un “área de movimiento”, de una envolvente.

60) Explica una ordenación genérica razonable de los usos en la normativa de un plan parcial.

La regulación de usos y actividades siempre ha estado presente en la ciudad. Se trata de garantizar la protección contra incendios, la salubridad pública, la defensa contra los ruidos, los malos olores, etc. que producen algunas actividades (industriales, recreativas, espectáculos, etc.).

Pueden plantearse varios grados de los usos urbanos: Usos globales: los determina el plan general, e indican el carácter que va a tener todo el sector. Usos básicos o elementales: los más desagregados: vivienda, taller, etc. Suele definir el plan general sus características. Usos pormenorizados: los decide el plan parcial, por agregación de usos básicos, con diferente intensidad. Hay que definir los porcentajes de usos básicos que componen un uso pormenorizado. Se marcan para ello los niveles: la cantidad admisible de cada uso en cada tejido concreto.

Recordar: Uso predominante: el uso básico o pormenorizado que tiene más aprovechamiento en el sector. Usos compatibles: los usos básicos o pormenorizados admitidos en el sector. Usos prohibidos: los usos básicos o pormenorizados no permitidos en el sector.

61) ¿Qué normas deben plantearse en un plan parcial, relativas a la edificación y uso de los equipamientos públicos?

El Reglamento de Urbanismo de Castilla y León no exige la definición precisa del uso al que se destinan los terrenos reservados para equipamientos, aunque sí puede hacerse. Hay que definir los usos pormenorizados y usos compatibles e incompatibles. Puede ser: “Equipamiento público”, por ejemplo.

En cuanto a la edificación, lo habitual es definir algunos de los siguientes parámetros: La edificabilidad máxima, la tipología edificatoria (aislada, manzana cerrada, etc.), la ocupación máxima de la parcela (%), las alineaciones obligatorias (si hay alguna), los retranqueos mínimos, la altura máxima, patios (en su caso), los cierres de parcela. Pautas de ordenación de la parcela: áreas de aparcamiento, zonas de paso, zonas estanciales, zonas de arbolado, etc.

62) ¿Cuáles son los principales objetivos de la arquitectura bioclimática? Define las principales pautas de la arquitectura bioclimática y di qué implicaciones puede tener en las ordenanzas.

Los principales objetivos de la arquitectura bioclimática son: conseguir unas buenas condiciones de confort, tanto higrotérmico como lumínico, en las edificaciones, aprovechando el sol y el viento. Principales pautas de la arquitectura bioclimática: según el tipo de clima hay que definir estrategias bioclimáticas diversas. La estrategia bioclimática para un clima templado, como el español, contempla:

1º. Conservación de la energía: aislamiento (diseño de envolventes: fachadas, cubierta, suelo), uso de materiales con gran inercia térmica, evitación de puentes térmicos, ventilación de fachadas (fachadas transventiladas) y cubiertas. 2º. Aprovechamiento de la energía solar: sistemas de captación pasivos (muros, acristalamientos, galerías) y sistemas de captación activos (paneles solares térmicos y paneles solares fotovoltaicos). 3º. Protección frente a la radiación solar excesiva: el recurso más importante es la ventilación. Haciendo que el aire circule, creando corrientes de aire. Patios, chimeneas, ventilaciones cruzadas, disposición de umbráculos, pérgolas, aleros, voladizos, arbolado, vegetación, etc. 4º. Instalaciones de apoyo (calefacción, refrigeración e iluminación): deben ser lo más eficientes posible.

63) ¿Qué condiciones sobre la urbanización del espacio público debería fijar el plan parcial al proyecto de urbanización posterior?

Las condiciones que ha de fijar el plan parcial al proyecto de urbanización (calles, plazas y parques)se refieren a la definición de los espacios de las calles (las bandas), las características de la pavimentación, sobre la supresión de barreras, características de la jardinería, exigencias al diseño de las infraestructuras (condiciones referidas al nivel de cada servicio, caudal de agua potable necesario, características del saneamiento -separativo, unitario, con tanques de tormenta, con estanques de retención, etc.-, niveles de iluminación mínimos y máximos, y sistema previsto de recogida de residuos, etc.).

sigue este post xml

Comentarios, Pingbacks:

No hay Comentarios/Pingbacks para este post...

debes estar registrado para comentar


idioms

  • en <. . . english/français
  • es <--- español
  • fr <. . . english/français

Categories

  • Urblog
  • Náufragos
  • Territorios
  • Mundos
  • Plaza

  • Urblog

    bitácora principal de urblog sobre urbanismo y derechos humanos...


    participar


    Buscar



    sindicar

    _______________________

    código original facilitado por
    B2/Evolution



    !


    || . . the burgeoning city . . || . . la ciudad en ciernes . . || . . la ville en herbe . . ||