Detalles del post: La gestión larga y complicada de la Gran Vía de Madrid

02.04.08


La gestión larga y complicada de la Gran Vía de Madrid
Permalink por Saravia @ 07:22:30 en Black or White (2007-2008) -> Bitácora: Mundos

Notas para la clase de Gestión del 2 de abril de 2008

La Gran Vía de Madrid en 1954 (Imagen procedente de madrilenosenelexterior.org)

Hoy no tiene sentido hacer operaciones de ese tipo. El urbanismo, salvo cuando se trata de enterrar trenes (que entonces vuelve a plantear operaciones absurdas) es ahora más moderado en sus actuaciones sobre la ciudad existente. Pero nos interesa ver cómo funcionaban esos procesos, porque son expresivos de las dificultades de la gestión. Podría hacerse un paralelismo entre las aperturas de la Gran Vía de Madrid y la Vía Laietana de Barcelona. Las dos tienen unas fechas muy parecidas. La primera propuesta de abrir la Gran Vía de Madrid es de 1855, y el último edificio se concluyó en 1954. Los estudios de Baixeras para definir la Vía Laietana comenzaron en 1873 (aunque Cerdá ya la dibujaba en 1860), y el último edificio se levanta en 1958. Transcurrieron 99 años en el primer caso y 98 en el segundo. Por supuesto, con esos plazos es evidente que sus promotores no vieron el final de la obra: para entonces ya se habían muerto varias veces (el urbanismo es así de desagradecido). Pero centrémonos en Madrid.

[Mas:]

Es un proyecto de varios proyectos. El desarrollo final del proyecto de la Gran Vía es el fruto de la constancia en una idea.

La idea. Jalones: 1) Mesonero Romanos propone en 1855 abrir un eje que comunique el este de la ciudad con la zona de los alcázares, la plaza de Oriente con Santo Domingo y San Bernardo (una consecuencia de su idea de “regularización y aprovechamiento interior con vistas a absorber el crecimiento demográfico de la Corte”). 2) Carlos Mª de Castro estudia en 1860, además del ensanche, un proyecto de reforma interior entre la Plaza de España y la plaza de Callao para favorecer el acceso desde Princesa a Sol (el centro de la villa después de las reformas de 1857). 3) Ángel Fernández de los Ríos polemiza con el anterior al oponer al tipo de ensanche un amplio plan de reformas interiores. Habla de la necesidad de poner los distintos barrios “en comunicación cómoda y directa con el centro” y de “cruzarlos con calles que sirvan de prolongación a las que hasta ahora van a morir en tapias” (citar textos de El futuro Madrid).

4) El Marqués de Zafra, concejal del Ayuntamiento, al combatir en 1880 la idea de un arquitecto llamado Fernández, que había propuesto, de nuevo, unir Argüelles y el este, la rechaza por su “concepción aislada”. Propone un plan general en el que se proyecte una vía de 40 m. de anchura que una NO y SE (Argüelles con Atocha), y en el cruce con Alcalá: una plaza ovalada en la que queden el Senado y el Congreso. 5) Proyecto de Carlos de Velasco y Peineda de 1883. Consta de tres vías de 25 m. de anchura, que cortan Malasaña hasta Leganitos. Lo encargó el Ayuntamiento y lo aprobó María Cristina en 1886. Problemas técnicos: rasantes y expropiaciones. Críticas por los puntos de vista que se formaban. El Ayuntamiento decide un nuevo plan. Problemas con la viuda de De Velasco, hasta que en 1889 la Regente autoriza un nuevo proyecto.

6) José López Salaberry y Francisco Andrés Octavio (arquitectos municipales) redactan el “Proyecto de saneamiento parcial de enlace de la plaza de Callao con Alcalá y prolongación de la calle Preciados”. En 1901: información pública. Hubo tres reclamaciones: de la viuda de De Velasco, de comercios e industrias, que reclamaban mayores indemnizaciones, y del Marqués de Zafra, que volvía a pedir un plan general (junto a la Asociación de Propietarios del Ensanche y Alrededores de Madrid). Acusación de plagio (porque “se inspiraba” en el proyecto de De Velasco) por parte de la viuda, y en consecuencia no se abonaron os honorarios a los arquitectos (qué cosas). Fue aprobado en 1907 por el Consejo de Estado.

Los mecanismos de actuación. (Ver detalles en la voz sobre la Gran Vía en wikipedia). 1º) La aprobación del proyecto. En 1907, como se dijo, aunque modificando anchos de vías a 25 m., en primero y tercer tramos. Condiciones legales acostumbradas, respecto al contratista (fianza, responsabilidad; se le concede la explotación de un tranvía eléctrico a lo largo de toda la vía). Se proyectó la construcción en dos años, prorrogados en 6 meses. Luego, prórroga a 6 años. Luego a 10 años. 2º) Adjudicación de las obras. Se intentó por subasta: dos veces quedó desierta por no presentarse ningún licitador. En 1909: concurso (no al menor postor, sino al mejor). En 1910, tras 12 años de trámites, se adjudicaron a Martin Albert Silver, banquero francés con negocios en Londres. A partir de 1922 se hizo cargo Horacio de Echevarrieta y Mauri.

3º) Ejecución. Lenta y trabajosa. En los 10 años: sólo el primer tramo. El primer golpe de piqueta lo dio el rey en 1910. No puede darse por concluida hasta 1950. Y en 1954 ya se derribaba el teatro Fontalba. 4º) La legislación de expropiación. Se actuó con la ley de 1895 de Saneamiento y Mejora de las Poblaciones (que introdujo el jurado de expropiación y extendió las indemnizaciones a comerciantes, industriales y arrendatarios). Según Bassols esta ley “comporta un evidente retroceso en el derecho urbanístico español”. Amplía las franjas de expropiación (más de 20 m. y menos de 50 m.; antes: máximo 20). La ley de expropiación forzosa preveía la realización por la Administración o por particulares. Ésta sólo “por el sistema concesional”, y en algunos casos “se admite” que lo realice el Ayuntamiento. Más flexibilidad y trato de favor al concesionario.

Definición del proyecto. El plano clave: aquí. Longitud: 1316 m. Tres tramos de 373, 409 y 534 m. respectivamente. Se demolieron 327 inmuebles. Con De Velasco se formaban dos tramos de 20 m. y otro con bulevar central de 30 m. En acuerdo de 1904: se amplía en 5 m. En 1926 se amplía el tercer tramo a 35 m., como el segundo (aunque sin bulevar desde el comienzo). Muy criticado el tercer tramo por su “torpeza” en las rasantes (en este tramo no había ninguna calle que sirviera de guía, como sucedió en los dos primeros con las calles de San Miguel y Jacometrezo). Número de parcelas: antes, 407; después: 129 (concentración de la propiedad). Expropiaciones entre 100-800 pts./m2. Más caro el primer tramo. Valoración de los solares resultantes (mismos precios): más caro el tramo central. (A veces, varios años después, se pagó menos que lo expropiado). El área afectada era de 14,26 has.

Ordenanzas de 1904: altura máxima 23 m., salvo Telefónica (25 m.), por “utilidad pública” (fue en su momento el edificio más alto de Europa). En el último tramo se pagaba un canon por sobrepasar los 35 m. de altura. Cambios de uso: antes residencial y pequeño comercio de uso diario. Todavía en 1945: numerosas viviendas en las plantas superiores. Terciarización. No se metió tráfico en Preciados, hacia Sol, por su escasa latitud (13 m.): apartar la circulación de la Puerta del Sol. Dicen: “Obsesionados por la idea de quebrar lo menos posible la dirección de su eje”. Quiebro por rasantes (fuerte pendiente) y para evitar la iglesia de San Luis.

Tres etapas. El primer tramo (“Avenida B”), entre Alcalá y Montera, se realizó entre 1910 y 1915. Supuso la demolición de un colegio, dos palacios, etc. Se mantuvo el oratorio del Caballero de Gracia, cuyo ábside, que quedó al descubierto al ser derruida la casa que lo tapaba, es hoy en día visible desde la Gran Vía. El segundo tramo (“El Bulevar”), entre la Red de San Luis y la Plaza del Callao. En la manzana 343 quedaba la iglesia de San Luis (destruida en la guerra). En esa misma manzana estaba la casa por la que se pagó el precio más alto de expropiación (770.439 pesetas). Se tardaron cuatro años (de 1917 y 1922). En 1921, antes de finalizar las obras, se constató que el bulevar arbolado del proyecto original dificultaría el tráfico rodado, por lo que se decidió suprimirlo.

El tercer tramo (“Avenida A”), entre las plazas de Callao y España, se realizó entre 1925 y 1929. Fue el tramo de más difícil construcción de los tres, con numerosas reclamaciones interpuestas por los propietarios negándose a las expropiaciones. El principal problema surgió a la raíz de la propuesta en 1926, por parte del concejal marqués de Encinares (ya está aquí el marqués correspondiente, como vimos en Salamanca), para que este último tramo tuviera los mismos 35 metros de ancho que el primero. Al estar ya construido el Palacio de la Prensa (sobre la manzana 374 del tramo anterior), esto suponía que el ensanchamiento sólo podía hacerse por el sur, pero esto exigía la demolición de la Casa Profesa de la Compañía de Jesús, en la manzana 495 e inaugurada en 1901, a lo que los jesuitas se negaron. El expediente duró varios años, pero todo acabó cuando el 1 de mayo de 1931 un grupo de personas prendió fuego a la Casa Profesa. Lo cual, sumado a la disolución de la Compañía de Jesús a comienzos del siguiente año por el gobierno de la República, hizo que se archivara el caso y se continuasen las obras.

Bibliografía: José del Corral, La Gran Vía. Historia de una calle. Madrid, Sílex, 2002. Para ver la operación en su contexto histórico y urbanístico, ver la voz "Madrid" en el Atlas histórico de las ciudades europeas. Península Ibérica (Barcelona, Salvat, 1994), especialmente en páginas 44-45. También hay información en wikipedia, ya citada; y aquí.

sigue este post xml

Comentarios, Pingbacks:

No hay Comentarios/Pingbacks para este post...

debes estar registrado para comentar


idioms

  • en <. . . english/français
  • es <--- español
  • fr <. . . english/français

Categories

  • Urblog
  • Náufragos
  • Territorios
  • Mundos
  • Plaza

  • Urblog

    bitácora principal de urblog sobre urbanismo y derechos humanos...


    participar


    Buscar



    sindicar

    _______________________

    código original facilitado por
    B2/Evolution



    !


    || . . the burgeoning city . . || . . la ciudad en ciernes . . || . . la ville en herbe . . ||