Detalles del post: Sobre el trato en la red

11.07.08


Sobre el trato en la red
Permalink por Saravia @ 01:25:52 en Por favor -> Bitácora: Urblog

Reseña y comentarios del libro de José Antonio Millán sobre buenas maneras en el ciberespacio

Una cabina de internet en la calle (imagen de z.about.com)

Un magnífico librito, el de José Antonio Millán sobre el comportamiento en la red: Manual de urbanidad y buenas maneras en la Red (Barcelona, Melusina, 2008). Nos vamos a fijar en lo que dice sobre la identidad, el lugar, la periodicidad, las fuentes, las correcciones, los enlaces, la responsabilidad, los comentarios, el amor y la muerte.

[Mas:]

La identidad. “A diferencia del mundo real, en el que tenemos indicios de cómo es la persona que tenemos ante nosotros (por su ropa, por la forma en que habla o se comporta), en las interacciones por Internet apenas sabemos nada de la persona que está `al otro lado´. Por ese motivo es importante cuidar la forma en la que nos presentamos ante otros en la Red”. Es cierto: sería necesario, por simple sociabilidad, facilitar alguna información sobre la identidad de quienes estamos detrás de “urblog”.

El lugar. “Debemos advertir desde dónde escribimos”. Podemos tener lectores en cualquier sitio, “y conviene saber cuál es nuestro punto de vista”. Y por lo mismo, las expresiones del tipo “este país” o “entre nosotros”, que no significan nada por sí mismas, sólo deberían utilizarse cuando no quede ninguna duda sobre el país o el nosotros de que se trate. Por otro lado, “siempre debe figurar una dirección de correo electrónico de contacto”. (Dos asuntos más a incorporar a “urblog”: publicar la “sede”, y facilitar el contacto por e-mail).

La periodicidad. Veamos lo que dice Millán sobre esta cuestión: “Conviene hacer saber a quienes nos leen nuestros planes de publicación: ¿una entrada cada día?, ¿cada semana?, ¿dos al mes?. Deberíamos expresar nuestras previsiones de publicación... y luego cumplirlas. En general, hay que advertir que el trabajo de mantener un blog es más duro de lo que parece, de modo que conviene no pillarse los dedos y prometer frecuencias luego inmantenibles”. Del mismo modo, “es también muy recomendable anunciar los periodos en los que va a estar inactivo (...) para evitar que nuestros lectores crean que, como ocurre con mucha frecuencia, hemos abandonado su escritura”. Y, por supuesto, “si decidimos dejar de escribir el blog, pero mantenerlo en línea, deberíamos hacer una nota de despedida”. (Estos asuntos tienen su sitio en “urblog”. Los planes de publicación, por ejemplo, aparecen en la categoría “Por favor”. Pero seguramente deberían hacerse más explícitos).

Las fuentes. “es una cuestión no ya de urbanidad, sino de estricta justicia” citar las fuentes de donde proceden las cosas que publicamos que no sean de nuestra estricta invención. Y si la información nos la ha dado una persona, “también es de cortesía agradecérselo, aunque sea brevemente: `Gracias, Gloria”. De acuerdo: Gracias, Gloria.

Las correcciones. “Normalmente, la información que se pone en la entrada de un blog no debe retocarse una vez publicada (...). El lector tiene derecho a suponer que apareció en la Web en la forma que ve”. Y propone una forma de incorporar las correcciones necesarias, cuando se haya deslizado un error: mediante el formato de texto tachado: así; dejando la primera redacción y añadiendo la nueva. “De esta forma rectificamos el error y al tiempo dejamos constancia de la primera redacción”. Así “aumenta la confianza en nuestra tarea”. Para ampliar un dato, siempre se puede echar mano de los comentarios, concluye Millán. (No estamos completamente de acuerdo en este punto con Millán. Lo de tachar queda bastante feo, la verdad. Quizá sería mejor que cuando se haga alguna corrección, se indique en el mismo texto. Por ejemplo, al final: Texto corregido tal día. Así se salvaguarda la veracidad de la fecha sin necesidad de llenarlo de tachaduras).

Los enlaces. Los enlaces son “un arma poderosísima (...) para construir entre todos esa fascinante máquina de pensar que es la Web”. Por eso interesa poner enlaces. Salvo que sea un blog de pura creación, hay que poner enlaces, “aunque se trate de enemigos o competidores”. No hay que “escatimar enlaces interesantes”, en ningún caso. Aunque tampoco hay que hacer demasiados: “hay que seleccionar” para que nuestro visitante o lector sepa cuáles interesan y cuáles no. Poner, por tanto, “enlaces en su justa medida”. Además, hay que enlazar las palabras clave, para que “los buscadores sepan de qué tratan las páginas que enlazamos”. Es importante cuidar este aspecto, porque “¿cómo se cree que aprende Google dónde está todo?”. Y concluye este punto con un rechazo a una práctica que solemos utilizar en este blog: “Por esta misma razón, tiene poco sentido enlazar términos como aquí: El lector interesado encontrará más datos aquí”. Vale, de acuerdo, tomamos nota. (Aquí).

La responsabilidad. “Nadie obliga a hacer un blog, de modo que si nosotros decidimos hacer uno (...) habrá que cuidarlo”. Dicho lo cual, continúa: “En los blogs (...) conviene ser transparente. Es muy importante hacer una declaración explícita de nuestra posible relación con empresas o servicios mencionados (...). Por ejemplo, si abrimos un blog sobre un videojuego concreto, deberíamos advertir en lugar visible que no tenemos relación profesional con el fabricante”. O dicho de otra forma, “conviene declarar explícitamente nuestra relación con los temas que tratamos”. Es cierto: lo mejor es incluir una declaración en la que se haga constar nuestro trabajo profesional. Digamos que sería, como mínimo, una cortesía hacia el lector. (Vuelve a tener razón Millán, y volvemos a tomar el compromiso de incluir esa declaración).

Los comentarios. Complicado. “Si los permitimos, tendremos que elegir entre tener moderación (...) o dejar que los comentarios se publiquen automáticamente”. Pero “también pueden existir blogs sin comentarios”. En principio, los comentarios son una riqueza, pero también pueden llegar a ser un problema, “crear mucho ruido y llegar a cancelar el sentido primitivo del sitio. Tengo amigos que, más que un blog, parece que han puesto un bar”. Pero la frase definitiva es la siguiente: “Lo mejor es hacer una buena gestión de las expectativas”. Si se esperan, y promueven, comentarios, deben facilitarse. Y si no es así, es preferible evitar la referencia. (Habrá que dejar este asunto más claro en “urblog”, donde hacer comentarios no es fácil, pero se invita a ello).

Paseo por el amor y la muerte. Lo dejamos para los lectores del librito azul de Millán, que ya hemos explotado abundantemente.

sigue este post xml

Comentarios, Pingbacks:

No hay Comentarios/Pingbacks para este post...

debes estar registrado para comentar


idioms

  • en <. . . english/français
  • es <--- español
  • fr <. . . english/français

Categories

  • Urblog
  • Náufragos
  • Territorios
  • Mundos
  • Plaza

  • Urblog

    bitácora principal de urblog sobre urbanismo y derechos humanos...


    participar


    Buscar



    sindicar

    _______________________

    código original facilitado por
    B2/Evolution



    !


    || . . the burgeoning city . . || . . la ciudad en ciernes . . || . . la ville en herbe . . ||