Detalles del post: Engranajes y ciclistas

20.04.09


Engranajes y ciclistas
Permalink por Saravia @ 00:49:59 en Lugares imaginarios -> Bitácora: Mundos

Múltiples referencias a la ciudad de Malacovia

Podía ser un ciclista de Malacovia descansando antes de reflotar la ciudad, pero es Charlot (fotograma de Tiempos Modernos, 1936)

Localización: Malacovia se localizaba cerca de la desembocadura del Danubio. Descripción: Ciudad fortaleza construida en hierro en 1870. Tenía la forma de huevo, era enorme y estaba erizada de cañones. Se apoyaba en una plataforma de granito situada en el fondo de las aguas, y podía quedar totalmente sumergida. Para elevarla hasta la superficie funcionaba un sistema de engranajes que se activaba con bicicletas (para lo cual cincuenta tártaros -sí, tártaros- daban pedales rítmica y concienzudamente). Informador: Amadeo Tosetti, en Pedali sul Mar Nero (Milán, 1884). Tema: El énfasis tecnológico.

[Mas:]

Argumento: La fundó un príncipe de la Orda de Nogai (los Nogai servían en la Corte Rusa de Iván el Terrible), que había quedado impresionado con las posibilidades que ofrecía un reciente invento: la bicicleta. Una vez construida los malacovianos actuaron como piratas contra los barcos rusos, a quienes pusieron en jaque. Pero pocos años después de su fundación dejó de funcionar el mecanismo, completamente oxidado.

Derivaciones: Tecnología y ciudad han ido de la mano desde el origen de los tiempos (urbanos). Por poner un caso conocido, la Ciudad Lineal de Arturo Soria se organizaba a partir de un corredor central de infraestructuras, por donde corría el tranvía (de Cádiz a San Petersburgo, nada menos, donde les podían recibir los Nogai, con sus bicicletas). Buckminster Fuller diseñó su “nave espacial Tierra” a base de cúpulas geodésicas y soluciones tecnológicas avanzadas. Poco después, los chicos de Archigram pensaban ciudades de sesgo futurista (tipo Sant´Elia), como "Walking Cities", de Ron Herron, o "Plug-in-City", de Peter Cook. Algunos edificios que se construyeron en las segunda mitad del siglo XX eran manifiestos de la gracia estética del énfasis tecnológico, como el colorido Centro Georges Pompidou (Piano y Rogers). Hace tres años se presentó en el Centro Barbican de Londres una exposición sobre la ciudad del futuro, llena otra vez de cápsulas espaciales, edificios de plástico, construcciones virtuales y helipuertos. Pero algunos arquitectos se siguen tomando en serio esa posibilidad que por la mayoría se considera ingenua, como los diseños de la “ciudad vertical” denominada “torre biónica”.

Ejemplos: Vamos a recordar dos actuaciones y dos proyectos que nosotros consideramos emocionalmente vinculados a Malacovia: artefactos de tecnología punta, situados en lugares y momentos estratégicos. Primero, las instalaciones de un par de juegos olímpicos. En los de Munich de 1972, la imponente y preciosa estructura que cubría las edificaciones (proyecto del estadio de Gunter Behnisch, cubierta de Frei Otto) ofrecía una sorprendente estructura tensada que todo lo unificaba. Después, en el evento de Sydney de 2000, se centraron en la tecnología verde y las consideraciones medioambientales. El Estadio Olímpico de la ciudad australiana, por ejemplo, contó con un sistema de energía que reducía hasta en un 40% las emisiones nocivas gracias a dos grandes generadores de gas. Pero la imagen global no fue tan llamativa como la de Munich. O como se supone que será la del Barrio de las Artes en West Kowloon, Hong Kong (Foster, proyecto de 2002). Tecnología a tope. Lo mismo que en el proyecto Smart Cities (Ciudades Inteligentes) del MIT (William Mitchell, 2007). Todo en ella será inteligente, posiblemente incluso Zapatero. Serán inteligentes los sistemas de comunicación y la organización del tráfico. Se suministrará la información necesaria a cada casa, cada coche, cada autobús y cada patinete. “Pelotas que siguen el pie del niño, coches apilables, edificios con sensores”. Pobre niño. Eso sí: la imagen, según nos cuentan, será la de siempre. O dicho de otra forma: “sin sobresaltos estéticos”.

Opinión: Qué pena. Lo que más nos gusta de las ciudades tecnológicas son precisamente los “sobresaltos estéticos”. Y las tonterías tipo 007 o del inspector Gadget. En cualquier caso la solución Malacovia (tecnología a tope, como hemos dicho) tiene muchísimo peligro (aunque sea en bici). Hay que actuar con extremada cautela para que la borrachera tecnológica no haga olvidar su condición instrumental.

sigue este post xml

Comentarios, Pingbacks:

No hay Comentarios/Pingbacks para este post...

debes estar registrado para comentar


idioms

  • en <. . . english/français
  • es <--- español
  • fr <. . . english/français

Categories

  • Urblog
  • Náufragos
  • Territorios
  • Mundos
  • Plaza

  • Urblog

    bitácora principal de urblog sobre urbanismo y derechos humanos...


    participar


    Buscar



    sindicar

    _______________________

    código original facilitado por
    B2/Evolution



    !


    || . . the burgeoning city . . || . . la ciudad en ciernes . . || . . la ville en herbe . . ||