Detalles del post: Está soñando un claro laberinto

23.07.09


Está soñando un claro laberinto
Permalink por Saravia @ 00:00:28 en Lugares imaginarios -> Bitácora: Mundos

Moria, en la Tierra Media

Un callejón del barrio del Carmen, de Valencia (foto de garmayen publicada en ojodigital.com).

Localización: Moria está situada en la Tierra Media, al este de Belegaer, el Gran Mar que la separa de la Tierra de Aman. Se encuentra al pie de las Montañas Nubladas. Descripción: Los enanos la llaman Khazad-Dûm (la mansión de los enanos o Khazad). Es un gran reino subterráneo formado por un laberinto de túneles, escaleras y salas. Allí se encuentran las minas de mithril (una especie de plata), que es la principal fuente de riqueza del lugar. Los enanos construyeron puertas colosales, y todo lo que se extiende por encima de estas puertas está dividido en niveles. Las salas y túneles de abajo reciben el nombre de “profundidades”. La entrada del este se alcanza trepando. Sus puertas son invisibles. La entrada del oeste se abre sin dificultad. Las puertas se abren cuando se pronuncia la palabra mellon, que significa amigo. Informador: J. R. R. Tolkien, The Hobbit, or There and Back Again (Londres, 1937), y obras posteriores hasta 1973. Tema: El laberinto.

[Mas:]

Argumento. El mithril era la riqueza, pero también fue la perdición. Al cavar para ampliar las minas y extender el laberinto despertaron al demonio Balrog, que mató a dos de los reyes de los enanos, que tuvieron que abandonar el lugar. Posteriormente las minas fueron infestadas de orcos. Y sólo muchos años después Balin regresó a Moria y fundó una nueva colonia.

Derivaciones. La idea misma del laberinto es monstruosa: una casa hecha para que la gente se pierda. Y peor aún si en su centro vive el Minotauro. Pero “queda bien que en el centro de una casa monstruosa haya un habitante monstruoso” (Borges). El laberinto tiene multitud de formas y sentidos (un concienzudo resumen en M. Méndez, El laberinto, historia y mito, Barcelona, Alba, 2009; a quien seguimos). Su origen mítico con Dédalo, Teseo, Pasífae y el Minotauro es una historia de amor y celos. Pero también hay laberintos que se confunden con el inframundo, e incluso se cuenta de algunos situados cerca de las tumbas para evitar que los muertos encuentren el camino que les conduzca (de nuevo) hasta los vivos. Otros son símbolos de fe y otros más construcciones asociadas a la música y la danza. Algunos de los más conocidos se pensaron únicamente para el juego amoroso. Los hay circulares, rectangulares y octogonales. Unos se dibujan en la piedra del suelo, otros se construyen de cristales, algunos se forman mediante túneles, otros son habitaciones enlazadas, muchos se han hecho con seto y otros sólo con hierba. Los hay unidireccionales y con caminos que se bifurcan. Con una sola entrada (y salida) o con varias. En cualquier caso, conocer estos “recorridos tortuosos, en los que a veces es fácil perder el camino sin un guía” puede interesar para poder salir con bien de ellos (huyendo de criaturas terribles) o, al contrario, para saber alcanzar el centro (donde están los árboles sagrados, mayos y pabellones; o donde esperan amorosas ninfas).

Al referirse al laberinto como elemento cultural hay que hablar de Borges; y en primer lugar, del laberinto de Babel (en realidad era una biblioteca, que llamaban Universo; la cual se componía de un número indefinido, tal vez infinito, de galerías hexagonales, con pozos de ventilación y barandillas bajísimas. En ella ningún bibliotecario ha conseguido localizar “el Libro”). En un poema del mismo autor sobre Spinoza, puede leerse: “Las manos y el espacio de jacinto / que palidece en el confín del Ghetto / casi no existen para el hombre quieto / que está soñando un claro laberinto”.

Ejemplos. El laberinto sigue siendo un motivo arquitectónico, paisajístico y cultural muy utilizado. Pueden citarse algunos relativamente recientes (entre muchos más, sin duda), como los del Patio de la Universidad de Deusto, Bilbao (Fernando Carruncho, 1990), o el Laberinto Vegetal (de 1200 m2, con plantas de 1.65 m de altura) proyectado por Juan Orlando Brizuela, y situado en Belén de Escobar, provincia de Buenos Aires. O recordar el del Parque del Laberinto de Horta, en Barcelona. No es raro, por otra parte, referirse a lugares en los que resulta difícil orientarse como laberintos. De Mahón se ha escrito, por ejemplo, que es “una pequeña ciudad en forma de laberinto donde parece imposible orientarse”. Y también hemos leído algo parecido de muchos barrios de ciudades históricas. O, por supuesto, de los centros de las ciudades árabes. Los ejemplos podrían multiplicarse enormemente; pero hay uno singular, en comic: el publicado por Paco Roca (premio Nacional de Cómic 2008) con el título Las calles de arena. Lo protagoniza un joven que se adentra en un extraño barrio del que no logra salir (en realidad es el Carmen, de Valencia).

Opinión. No vamos a proponer la formación de laberintos en algún lugar del espacio urbano. Pero tampoco vamos a dejar de hacerlo. Podrían ensayarse algunas de las múltiples formas que nos ha dejado la historia y la literatura (como la de Moria, ahondando túneles y sótanos), pero también muchas más. Porque, como hemos dicho antes, el laberinto es ambivalente. En su forma de Irrgarten alude al extravío de la condición humana. Y cuando se configura como “laberinto de amor” prefiere sugerir las dificultades y complicaciones de las relaciones de pareja (Cervantes tiene una comedia titulada así, El laberinto de amor). Ambos soluciones nos serían útiles. Pero su misma ambigüedad puede valer aún más. Pues ya no es ni negativo ni positivo, ni trascendente ni juguetón. Es… laberíntico incluso en su concepto.

sigue este post xml

Comentarios, Pingbacks:

No hay Comentarios/Pingbacks para este post...

debes estar registrado para comentar


idioms

  • en <. . . english/français
  • es <--- español
  • fr <. . . english/français

Categories

  • Urblog
  • Náufragos
  • Territorios
  • Mundos
  • Plaza

  • Urblog

    bitácora principal de urblog sobre urbanismo y derechos humanos...


    participar


    Buscar



    sindicar

    _______________________

    código original facilitado por
    B2/Evolution



    !


    || . . the burgeoning city . . || . . la ciudad en ciernes . . || . . la ville en herbe . . ||