Detalles del post: La oficina, después de Benedetti

26.09.09


La oficina, después de Benedetti
Permalink por Ernesto @ 19:03:08 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

22. La oficina

Imagen de una oficina de Bilbao (son las nuevas oficinas de Eurohelp Consulting. La imagen procede de euro-help.net)

Centenares de millones de personas llegan cada día a la oficina. Y en ella están, cada día, aproximadamente un tercio de su tiempo de vida. Pero es muy poco lo que se habla de este espacio. Mario Benedetti escribió, hace ya más de 50 años, unos Poemas de la oficina (Madrid, Visor, 1998; or. de 1956), referidos al ambiente de los despachos y centros administrativos montevideanos de entonces. Montevideanos y de los 50, pero en muchos aspectos aquella tristeza tibia y gris aún perdura, es reconocible y creemos que ampliamente extendida. A partir de esos poemas, apuntaremos tres breves aspectos de la oficina que en la ciudad que proponemos deberíamos, de alguna forma, cuidar.

[Mas:]

Un lugar de trabajo. Con papeles, ordenadores, algunas máquinas auxiliares. Trabajo de gestión, intelectual. Pero trabajo al fin. Cada día, hasta que se cumpla el horario: “Hasta / las siete menos cinco. / Sólo entonces / suspira / y es un lindo suspiro / de modorra feliz / de cansancio tranquilo” (Benedetti, op. cit., como las demás citas de esta entrada en las que no se diga otra cosa). Cada semana, hasta que llegue el descanso: esos días “que Dios ha reservado / para el mate / la radio despacito / para el amor / repetido en los parques / para el descanso / el vino / y el Estadio / para la dulce farra / de la siesta”. El trabajo es el trabajo. Y el espacio de trabajo, una máquina. Además, en la oficina se trabaja en grupo, y el lugar se organiza en función del rendimiento conjunto. Pero la convivencia es siempre problemática. No será extraño, por tanto, ver cómo “los reproches golpean / la tímida mampara”. Mamparas y paredes, también es cierto, pronto acostumbradas: “paredes con reproches / con órdenes / con rabia / pobrecitas paredes”.

Un trabajo no siempre estimulante. El trabajo de la oficina no es necesariamente alentador, y de hecho “nadie quiere / pensar que ha nacido para esto”. Puede sentirse alienante: “Yo digo ¿no? / esta mano / ¿qué carajo / tiene que ver conmigo?”. Y como tal, muy triste. Así, cada lunes: “Volvió el noble trabajo / pucha qué triste”. Mas convendría insistir en la palabra noble, ¿por qué no?, y recordar algún fragmento de aquel poema titulado “Trabajo”, de Cintio Vitier: “Esto hicieron otros / mejores que tú / durante siglos. / De ellos dependía / tu sensación de libertad, / tu camisa limpia / y el ocio de tus lecturas y escrituras. / De ellos depende / todo / lo que te parecía natural / como ir al cine / o estar triste, levemente”. Porque –sigue Vitier- “lo natural es el fango, el sudor, el excremento”. Habrá que conseguir eliminar la alienación del trabajo (qué antiguo e ingenuo suena todo esto), pero entre tanto valorar, de alguna forma, el trabajo de “los atados / al poste férreo de la monotonía”. Entrar “un poco, siquiera sea clandestinamente, / en el terrible reino de los sustentadores / de la vida” (hasta aquí Vitier).

Un lugar de sueños. En la oficina germinan y maduran los sueños. Por de pronto, soñar las vacaciones para “recuperar el mar (…) y aguardar con paciencia / escuchando los grillos / el apagón tranquilo de la luna”. Pero también soñar a cada paso: “Es una lástima que no estés conmigo / cuando miro el reloj y son las cuatro”. Y entonces escribir, como nos canta Carminho, “teu nome no vento”.

sigue este post xml

Comentarios, Pingbacks:

No hay Comentarios/Pingbacks para este post...

debes estar registrado para comentar


idioms

  • en <. . . english/français
  • es <--- español
  • fr <. . . english/français

Categories

  • Urblog
  • Náufragos
  • Territorios
  • Mundos
  • Plaza

  • Urblog

    bitácora principal de urblog sobre urbanismo y derechos humanos...


    participar


    Buscar



    sindicar

    _______________________

    código original facilitado por
    B2/Evolution



    !


    || . . the burgeoning city . . || . . la ciudad en ciernes . . || . . la ville en herbe . . ||