Detalles del post: La cuccagna no durará cinco meses

25.10.09


La cuccagna no durará cinco meses
Permalink por Saravia @ 23:50:48 en Lugares imaginarios -> Bitácora: Mundos

Un País de los Juguetes en cada barrio

Un chaval en las calles de Estambul (imagen procedente de medias.cafebabel.com)

Localización: El País de los Juguetes se encuentra en la región italiana de Toscana. Pero no es fácil de encontrar. Ni siquiera puede verse este país desde Google Earth. Algunos han sugerido que no está en la Toscana, sino en la Umbria, y que se localiza concretamente en Papigno, en la provincia de Terni. Pero está hipótesis no está fundamentada en hechos científicos. Por lo que se sabe, sólo puede accederse a él viajando en un carro (una galera) tirado por doce pares de burros de idéntico tamaño, aunque de distinto pelaje, que van calzados con zapatos de persona (lo que resulta, ciertamente, un tanto extravagante). Muy silencioso, tiene las ruedas forradas con estopa y trapos para no hacer ruido. Lo conduce un hombrecillo demasiado sonriente, inquietante y meloso. Descripción: En este Paese dei balocchi sólo viven niños de 8 a 12 años. Que únicamente se dedican a jugar: al escondite, a la pelota, a la gallina ciega, a quedar, a quemar, a perseguirse. Unos montan en caballitos de madera, otros en bici. Unos se visten de payasos, otros de generales (con gorros de papel y un sable de cartón). Unos dan saltos, otros caminan con las manos en el suelo y las piernas por el aire. Todos ríen, cantan, gritan y aplauden. Un follón. En las plazas hay guiñoles y en las paredes pintadas que dicen: “¡Vivan los juguetes, abajo las escuelas!”. La semana tiene seis jueves y un domingo: debe recordarse que cuando vivía el informador en los jueves se descansaba y no había clase. Informador: Carlo Collodi, en los capítulos 30 a 34 de Las aventuras de Pinocho (Florencia, 1883; una edición española reciente: en Sevilla, Kalandraka, 2004). Tema: Los buenos comerciantes.

[Mas:]

Argumento. Cierto día Espárrago invitó a Pinocho a acompañarle al País de los Juguetes. Resistió un poco, pero acabó aceptando. Durante el viaje le sorprendió que alguno de los burros que tiraban del carro parecía entenderle, e incluso podía hablar. Raro, pensó. Pero llegaron a su destino y no pararon de jugar. No sabían, sin embargo, que el país tiene un espantoso punto débil: a los cinco meses acaba la cuccagna (la felicidad, la dicha), y los niños se convierten en burros. Exactamente a los cinco meses. Es raro, pero al parecer es igualmente cierto. Una vez enasnecidos, el conductor de la galera se encarga de venderlos, obteniendo pingües beneficios (como diría Millás, ¿qué demonios significará “pingües”?). Le pasó a Espárrago, y le pasó a Pinocho. Primero les salieron las orejas de burro. Luego el resto del animal. (Debemos decir, para tranquilidad del lector, que más tarde nuestro protagonista se salvó y volvió a ser el muñeco de siempre).

Derivaciones. Juguetes, niños, países y ciudades: tal es el menú de hoy. Como sabemos, hay bastantes trabajos sobre el asunto. Sobre todo los inspirados en las experiencias de Tonucci. Se proponen aumentar, en la ciudad moderna, la autonomía de los niños. “Hacer posible que puedan salir de casa sin ser acompañados, para poder encontrarse con sus amigos y jugar en los espacios públicos de su ciudad: desde el patio de casa, a la acera, de la plaza al jardín. La necesidad de tener siempre el control directo de los adultos, impide a los niños vivir experiencias fundamentales, como explorar, descubrir, la aventura, la sorpresa”. Promover su participación para que puedan vivir “importantes experiencias de ciudadanía que contribuyen al bienestar de todos”. Incrementar su seguridad mediante “la ocupación social de los espacios públicos”. Y promover, por último, una mayor movilidad de los niños. “Los niños son peatones puros, no tienen otra alternativa y entonces protestan y piden a los administradores permiso para poder salir de casa, para cruzar la carretera, para utilizar las plazas sin que sus padres tengan miedo. En las experiencias realizadas desde hace casi diez años, se ha comprobado que la presencia de niños por la calle, para ir a la escuela o para buscar a sus amigos e ir a jugar, desarrolla en los adultos actitudes sociales de responsabilidad y de protección que funcionan proporcionando seguridad para los niños”.

Ejemplos. Dijimos que el tema de esta ciudad iba a ser el de “los buenos comerciantes”. Pues llegó la hora de salir a escena. Uno de los elementos fundamentales de la “ciudad de los niños” (si no el principal) lo constituye la red de senderos y terrenos libres protegidos del tráfico rodado y que conectan grupos de viviendas. Una red peatonal que les permite ir al colegio y a casa, a las pistas y a sus espacios de juego, a su mundo con cierta seguridad. Y ahí es donde los comerciantes del barrio pueden jugar un papel esencial. Pueden contribuir decisivamente a la sensación de seguridad del área. De manera que lo que proponemos es reconocer una sección, una provincia del País de los Juguetes que estaría entre los comercios de barrio y las calles seguras. No, por supuesto, en los grandes almacenes ni en los centros comerciales. Sino en las tiendas. Ya hay asociaciones de comerciantes que están desarrollando propuestas en esa línea, fijando un distintivo en los escaparates, que los identifica, y permitiendo acceder a la gente y hacer uso del local cuando lo necesiten. Especialmente a los niños. Si alguno tiene que esperar un rato, puede hacerlo en el comercio más cercano, sentado con sus lápices de colores, o con algún juguete, hasta que lleguen a recogerlo. Lo que es seguro es que ni el juego en las calles ni la espera en el comercio durarán más de cinco meses. No habrá, por tanto, orejas de burro.

Opinión. ¿Quién no ha sentido el deseo, al levantarse una mañana, de que los obreros que se dirigían a derribar una vieja casa se hubiesen equivocado de dirección y, al llegar al colegio, viésemos que se afanaban en su demolición? ¿Quién no siente todavía al despertar algo parecido, ahora con la facultad? Está claro que es un tema candente, que hay que incorporar en el urbanismo de alguna manera.

sigue este post xml

Comentarios, Pingbacks:

No hay Comentarios/Pingbacks para este post...

debes estar registrado para comentar


idioms

  • en <. . . english/français
  • es <--- español
  • fr <. . . english/français

Categories

  • Urblog
  • Náufragos
  • Territorios
  • Mundos
  • Plaza

  • Urblog

    bitácora principal de urblog sobre urbanismo y derechos humanos...


    participar


    Buscar



    sindicar

    _______________________

    código original facilitado por
    B2/Evolution



    !


    || . . the burgeoning city . . || . . la ciudad en ciernes . . || . . la ville en herbe . . ||