Detalles del post: Su fama llena nuestra calle

12.01.10


Su fama llena nuestra calle
Permalink por Saravia @ 21:47:14 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

29. Lo proscrito, los peligros

Una imagen del barrio rojo de Amsterdam en el verano de 2003 (foto de Bjarki Sigursveinsson, procedente de Wikipedia.com)

La Rosse Buurt de Ámsterdam es seguramente la más conocida, pero casi todas las ciudades tienen sus zonas rojas. ¿Qué se busca en ellas? Posiblemente lo de siempre, en cualquier parte: Somebody to love. “Su simple fama llena nuestra calle”, escribió Silvia Plath en su “Canción putesca”. En todas las ciudades, decíamos, se encuentra alguna zona roja. En Bogotá, por ejemplo, el barrio de Santa Fe. En Tel Aviv el Shapira. El Kabukicho, de Tokio, se vincula a la mafia japonesa de los Yakuza. Pero el barrio rojo mayor del continente asiático es el Kamathiputra de Mumbai. Otros son de pequeño tamaño, aunque muy significativos, como el Patpong de Bangkok. También está el Hira Mandi, en Lahore, y mucho más cerca, el de San Matías en Granada. Y no deberíamos olvidar los enclaves que se dispersan a lo largo de las carreteras. En todas las ciudades se pueden encontrar los lugares del “mercado del amor” (Brecht). Cigarrillos, noches y amaneceres, maquillaje, prostitución, burdeles. “Seres agrestes para quienes el amor tiene todos los nombres del peligro” (Luis Antonio de Villena). Y envolviéndolo todo el color rojo. Rojo de los barrios rojos: “Los tacones rojos de una puta vestida de rojo / por el pasillo de un hotel de alfombras rojas” (Benítez Reyes).

[Mas:]

Con frecuencia también se asocian estas áreas a la venta y consumo de drogas ilegales. Pero a veces encontramos el tráfico y la mercancía sin otras connotaciones. Unos barrios destacan sobre los demás en esta clase de comercio: el núcleo chabolista de Penamoa, en A Coruña, es conocido como el “híper” de la droga. En José C. Paz, de Buenos Aires, se vende droga en motos o en camionetas. Y en Sa Penya, de Ibiza, los vecinos llevan años reclamando mayor presencia policial para atajar una degradación urbana que se asocia inevitablemente a esas prácticas de compraventa. Pero los barrios considerados más peligrosos no sólo se vinculan al sexo o a la droga, sino que tienen un grado superior de violencia, unos llamativos índices de criminalidad. Se considera que la Calle Liberty de Cincinnati, Ohio, es la zona más peligrosa de Estados Unidos, donde uno de cada cuatro residentes tiene posibilidades de convertirse en víctima de un crimen violento. Siempre la misma cantinela: robos de día y atracos y prostitución de noche, como en El Arenal de Palma de Mallorca. Uno de los más conocidos es sin duda el Bronx de Nueva York. Pero en las “Mil viviendas” de Alicante o las “Tres mil viviendas” de Sevilla también se dice que existe riesgo. Lo mismo que en la Cité Soleil de Puerto Príncipe (Haiti) y en los centros de las ciudades de Zimbabwe. O en la barriada de El Príncipe, de Ceuta, que lleva el título de ser el barrio más peligroso de España. O en el deprimidísimo Secondigliano, de Nápoles, posiblemente el más peligroso del mundo. Aunque ¿cómo medir esta excelencia? Todas las ciudades tienen sus zonas lóbregas o peligrosas, y poco importa la clasificación relativa.

El urbanismo no se resiste a plantear cambios en estas áreas, que invariablemente apuntan hacia la cultura y el turismo (turismo cultural, naturalmente). En algún caso parecen funcionar tales propuestas, como en el barrio Pichincha de Rosario, que al parecer (eso hemos leído) ha perdido “su impronta prostibularia” y se está transformando en un importante polo cultural. Pero no es fácil. Con demasiada frecuencia las actuaciones son excesivamente drásticas, como en el Cartucho de Bogotá. Y en otras ocasiones los barrios objeto de la supuesta mejora “se hunden cual Titanic en un mar de crimen y sexo en las calles”, después de “décadas de política municipal supuestamente renovadora”. Ahí tenemos el ejemplo del Raval de Barcelona, sumido en un proceso insensato e imposible que explica descarnadamente Javier Calvo (agradecemos a Luis del Hoyo su recomendación). Demoler casas de vecinos finalmente es, antes que nada, demoler casas de vecinos. Nunca lo plantearemos. Y en cualquier caso, actuar en estas áreas es un asunto delicado. Debería analizarse si el peligro que se predica es cierto (algunas veces “la violencia callejera es la continuación de la televisión por otros medios”: Galeano). Distinguir lo que corresponde a la moral (“a la felicidad llaman pecado”: Munárriz) de los peligros ciertos. Pensar en la transformación a medio o largo plazo, y hacerlo en función de la población concreta que lo habita, y no de un genérico y común bien general, o del progreso económico igualmente impersonal. Y, por favor, olvidarse del turismo y la cultura como motores del cambio. “Golfos y ninchis seguiremos / recorriendo este burdel que nos ampara” (Luis Antonio de Villena, una vez más).

sigue este post xml

Comentarios, Pingbacks:

Comentario de: cantagrullas [Member]
Muy interesante Saravia. Llama la atención que estos lugares que desempeñan un papel destacado (para bien o para mal) en muchas ciudades sean los grandes olvidados de las políticas públicas. Se debería hacer un esfuerzo por su integración y su consolidación. O quizás me esté excediendo en mis pretensiones, cuando los principales problemas y preocupaciones del urbanismo hoy son resolver las cuestiones relativas a la fluida y correcta circulación de materia-capital-información, promover mayores plusvalías en el suelo, asegurar nuevos espacios en la ciudad para la reproducción eficiente del capital… Me llama la atención la siguiente afirmación: “El urbanismo es esta toma de posesión del medio ambiente natural y humano por el capitalismo que, desarrollándose lógicamente como dominación absoluta, puede y debe ahora rehacer la totalidad del espacio como su propio decorado” (La sociedad del espectáculo, Guy Debord).
En América Latina, áreas urbanas conflictivas suele equivaler a áreas urbanas degradadas. Espacios que en muchos de los casos nacen carentes e hipertrofiados. Son las porciones de la ciudad ilegal, las ocupaciones y ampliaciones pirata. A ellos solemos asociar pobreza, delincuencia, prostitución, droga… obviando una heterogeneidad que llega a asombrar a quien desde los puntos de la trama ya consolidada otea con ojo curioso estos sectores.
Pero de una cosa no me cabe duda, quien allí vive desea con todas sus fuerzas una integración en la ciudad (a la que se encuentra espacialmente adosado pero social y económicamente muy distante). Una prueba de esta lucha por conseguir un reconocimiento y un lugar en la cotidianeidad de la ciudad formal son las iniciativas llevadas a cabo en las favelas de Rio de Janeiro. Hay decenas de ejemplos. Destacan los intentos y movimientos por transformar estos barrios en un recurso turístico de primer orden en el principal centro turístico del país.
http://www.favelatour.com.br/
http://www.exotictours.com.br/favela.htm
Saludos,
URL 13.01.10 @ 09:39
debes estar registrado para comentar


idioms

  • en <. . . english/français
  • es <--- español
  • fr <. . . english/français

Categories

  • Urblog
  • Náufragos
  • Territorios
  • Mundos
  • Plaza

  • Urblog

    bitácora principal de urblog sobre urbanismo y derechos humanos...


    participar


    Buscar



    sindicar

    _______________________

    código original facilitado por
    B2/Evolution



    !


    || . . the burgeoning city . . || . . la ciudad en ciernes . . || . . la ville en herbe . . ||