Detalles del post: La gallina turuleca y la profecía maya.

20.01.13


La gallina turuleca y la profecía maya.
Permalink por Poto @ 19:45:26 en Naufragio general del mundo urbano -> Bitácora: Náufragos

Buenas perspectivas.

Tomada de cdn.theatlanticcities.com

Charles Mackay fue un notable escritor y periodista escocés, especialmente recordado por su libro “Delirios populares extraordinarios y la locura de las masas”. Publicado en 1841, se ordenaba según tres apartados: “Delirios nacionales”, “Disparates singulares” y “Delirios filosóficos”. Aquí se habla de burbujas económicas, alquimia, cruzadas y caza de brujas, profecías, adivinos, la influencia de las formas del cabello y la barba sobre la política y la religión, modos de envenenar, casas encantadas, la admiración que suele sentir el pueblo por los grandes maleantes, y decenas de leyendas urbanas. Considerado inicialmente un panfleto sensacionalista, con el tiempo se fue ganando su reconocimiento como un testimonio de gran importancia en los campos de la psicología social y la psicopatología.

[Mas:]

Entre los "Delirios" encontramos la descripción del pánico que asoló Leeds y sus vecinos en 1806: una gallina ponía huevos con esta indeleble inscripción sobre la cáscara: “Cristo viene”. Un largo e intenso peregrinar se suscitó desde las localidades próximas, reuniendo multitudes anhelantes de asistir al prodigio, con la convicción de que se trataba de la señal del fin de los tiempos. Como navegantes a merced de la tempestad, seguros del naufragio, los fieles de la nueva fe oraban con violencia ante la gallina, arrepintiéndose de todo pecado imaginable. Sin embargo, la visita de unos perspicaces caballeros terminó con el arte del portentoso corral. Testigos del acto ponedor, comprobaron que el huevo había sido grabado con tinta cáustica y repuesto (con perdón) cloaca arriba a la gallina, que terminaba expulsándolo cuando convenía. Los que antes adoraban, ahora se desternillaban de la risa ante el hallazgo, aliviados porque en definitiva el mundo no se iba a terminar, y (sobre todo) porque cuando imperan los necios no hay quien quede en ridículo (lo que, por cierto, en inglés suele decirse literalmente como “tener huevo en la cara”).

Anxo Sánchez, catedrático de Matemática Aplicada de la Universidad Carlos III de Madrid, escribió sobre la pretendida profecía que nos amenizó el final del pasado año. Pero no tanto en relación con el augurio y nuestro superado (o eso creemos) devenir, sino sobre el pueblo Maya y su hundimiento. Citando a Michael D. Coe, uno de los investigadores más influyentes sobre esta civilización: “generaciones de académicos han tratado de explicar el Gran Colapso, y sus argumentos han incluido prácticamente de todo, desde epidemias, invasiones extranjeras desde México, revolución social (…), decrecimiento de la lámina de agua, e incluso huracanes y terremotos”. No obstante, la mayoría de los estudiosos están de acuerdo en que se dieron tres factores fundamentales: guerras intestinas endémicas, sobrepoblación y colapso ambiental, y sequía.

De estos, la sequía parece confirmarse como el principal, a tenor de las conclusiones del cabal y bien documentado trabajo del antropólogo Douglas J. Kennett et alia: “Development and Disintegration of Maya Political Systems in Response to Climate Change”, que vincula el auge y ocaso de los mayas a las consecuencias del cambio climático. Los autores demuestran que los ciclos productivos naturales fueron alterándose paulatinamente, dando lugar a prolongadas sequías en momentos críticos, lo que a su vez motivó el resto de factores.

Así pues, los mayas parecen haber presagiado con tino el fin del mundo, al menos las causas del suyo, descritas implacablemente en el Popol Vuh a través del relato de los orbes fallidos que fundaron sus dioses. Nada de catástrofes naturales, o seres caídos del firmamento. Solo un creciente agostamiento, que sintieron desde el primer momento, agravado por esa condición humana que convierte en fatalidad nuestra idiotez: la ilusión y embeleso de seguirnos creyendo perpetuos artífices de un sistema invulnerable.

Dónde está esa gallinita, déjala a la pobrecita, déjala que ponga diez.

sigue este post xml

Comentarios, Pingbacks:

Comentario de: Poto [Member]
La foto es reciente. Intenta ofrecer una semblanza de la encantadora "niebla" que se llevó a Beijing estos días. Los amos últimos de nuestra deuda (y, según algunos, de todo lo demás), consiguieron alcanzar un Índice de Calidad del Aire (AQI) de 755, treinta veces superior al indicado por la Organización Mundial de la Salud como soportable por un ser humano. Las escalas normalizadas no superan los 500, y solo para señalar que rebasar un AQI de 300 es peligroso para la población en general. A esta inspiración del día a día no le falta de nada: ozono, dióxido de azufre, monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, y partículas de ácido, metales y alérgenos.

Acaban de considerar controlado el fenómeno, dejándolo en un AQI de unos 500, próximo a lo que allí se considera "normal". Podemos ¿respirar? aliviados: la máquina sigue disponiendo de carne de cañón, ávida de progreso, mientras desde aquí admiramos envidiosos su gallina.

(Los datos proceden del medio chino Xinhua, de la embajada norteamericana en Beijing, y del grupo de periodismo ambiental independiente "The Climate Desk").
URL 20.01.13 @ 20:22
debes estar registrado para comentar


idioms

  • en <. . . english/français
  • es <--- español
  • fr <. . . english/français

Categories

  • Urblog
  • Náufragos
  • Territorios
  • Mundos
  • Plaza

  • Urblog

    bitácora principal de urblog sobre urbanismo y derechos humanos...


    participar


    Buscar



    sindicar

    _______________________

    código original facilitado por
    B2/Evolution



    !


    || . . the burgeoning city . . || . . la ciudad en ciernes . . || . . la ville en herbe . . ||