Detalles del post: Tras la espesura de escaramujos

06.11.09


Tras la espesura de escaramujos
Permalink por Saravia @ 21:49:17 en Lugares imaginarios -> Bitácora: Mundos

Dónde estará el castillo de la Bella Durmiente

Vista de las torres de Tikal, entre la niebla y la espesura de la selva guatemalteca (imagen procedente de travelblog.org).

Localización: Desde luego, el castillo donde durmió la princesa Zarzarrosa, más conocida como La Bella Durmiente, se parecía muchísimo al de Ussé (en el Loira, cerca de Tours, Francia); pero no hay constancia de que sea el mismo lugar. Descripción: El castillo era, al parecer, complejo, con multitud de cámaras, salones y torres, incluso una sala real. Pero lo más destacado era la gran cantidad de árboles grandes y pequeños que crecieron rápidamente al quedar dormida la princesa; zarzas, espinos y escaramujos entrelazados, que formaban un bosque tan denso “que ni bestia ni hombre habrían podido atravesarlo”. Desde fuera sólo se veía, y desde muy lejos, la punta de las torres del castillo. Informador: Charles Perrault, quien publicó en el Mercure Galant de 1696 un cuento en prosa titulado La Belle au bois dormant, que el año siguiente se incluyó en un libro, editado por Claude Barbin con el título general de Histoires ou Contes du temps passé avec des moralités, también conocido (por la ilustración de su portada) como "Los cuentos de la mamá Gansa". Tema: Los cuentos, naturalmente.

[Mas:]

Argumento. La historia es conocida. Un hada anciana y estúpida maldijo a la princesa, recién nacida: al pincharse con un huso, moriría. Un hada buena lo arregló, en parte: no moriría, sino que dormiría cien años, hasta que un príncipe la despertase con un beso. Y así fue. Cuando se durmió, el hada buena hizo crecer el bosque del alrededor para que no la molestasen en su sueño. Al llegar el príncipe y besar a la chica, la bella preguntó: “¿Sois vos, príncipe mío?” Vaya pregunta.

Derivaciones. Los cuentos. Veamos qué nos dice Gustavo Martín Garzo: “Como se demuestra en El traje del emperador la imaginación es la facultad que nos enseña no tanto a sustituir las cosas por las imágenes nacidas de nuestros deseos y sueños más íntimos, sino la manera de aproximarnos a ellas. Gracias a la imaginación, los niños, pero también los hombres y las mujeres adultos, aprenden a entrar en contacto con zonas de la realidad que habitualmente están ocultas y no tomaban en consideración”. Permite “ver donde antes no se veía”. No habrá bosque de escaramujos que pueda ocultar lo que abre la imaginación. “No creo que escribir sea muy distinto a soñar. Coleridge concibió un poema en el que un poeta se traía una rosa de uno de sus sueños, y eso es lo que tratan de hacer todos los escritores que existen: traerse cosas de los sueños. Escribir (soñar) no es sustituir el mundo que conocemos por otro más hecho a la medida de nuestros deseos o fantasías, sino hacer que esos deseos se hagan reales. No negar la realidad, sino volverla deseable”. Y lo hace para ser feliz. “Quiero ser feliz, eso dice el escritor cada día cuando se pone manos a la obra; pero también el lector, cada vez que se dispone a leer de nuevo”. En último término “los cuentos sólo existen para burlar a la muerte”. (Todas las citas proceden de El libro de los encargos, Barcelona, Areté, 2003).

Ejemplos. Desde luego, es inevitable recordar el castillo de Neuschwanstein, construido por Luis II de Baviera entre 1869 y 1886. Pero también las ciudades ahogadas por la espesura. Por de pronto, la impresionante Angkor, en Camboya (en la selva del sudeste asiático); la ciudad maya de Palenque (en la selva americana) o el sitio arqueológico de la Gran Zimbabwe (en la selva africana). Pero también esa serie de ciudades perdidas, recientemente descubiertas. Tikal en Guatemala (las extensas ruinas del centro ceremonial maya); Paititi en Perú (la ciudad perdida de los incas) o Kukra Hill (un conjunto de grandes plataformas en la selva del sur de Nicaragua). Y todas las ciudades aún no descubiertas, envueltas por esa espesura dramática que guarda y defiende, probablemente, a alguna bella princesa.

Opinión. La vida es sueño: de acuerdo. Y si soñar es hacer que los deseos se hagan reales, como sugiere Martín Garzo, seguramente merece la pena albergar sueños y esperanzas en el interior de cualquier bosquete, y construir su palacio. Seguramente merecen la pena esas quimeras. Seguramente, incluso, cualquier noche puede salir el sol.

sigue este post xml

Comentarios, Pingbacks:

Comentario de: Saravia [Member] · http://urblog.org
Leído recientemente: Descubren la pirámide más grande del mundo, en ciudad maya El Mirador. Está oculta por la selva.
URL 11.11.09 @ 04:15
debes estar registrado para comentar


idioms

  • en <. . . english/français
  • es <--- español
  • fr <. . . english/français

Categories


Mundos

Para las asignaturas de “Planeamiento de Nuevas Áreas” y “Gestión y ejecución del planeamiento” de la Escuela de Arquitectura de Valladolid


participar


Buscar



sindicar

_______________________

código original facilitado por
B2/Evolution



!


|| . . the burgeoning city . . || . . la ciudad en ciernes . . || . . la ville en herbe . . ||