Categoria: Una ciudad como su nombre

18.06.12


A viajar dentro.
Permalink por Poto @ 11:37:35 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

“¡…no tiren, que hay pibes comiendo!”

Tomado de 1.bp.blogspot.com

Hebe Uhart, extraordinaria escritora argentina, ha publicado recientemente su “Viajera Crónica” (Adriana Hidalgo Editora). Dice que le gustan los viajes y le gusta volver. Va por tierra y le animan los pueblos, que le parecen más abarcables y literarios. Llega temprano (acostumbrada a la matriz de tiempo de la infancia), y mientras visita se informa, mirando los grafitis, las plazas, yendo al café, preguntándole cosas a alguien. Aquí fue a algunos pueblos muy pequeños; a otros, menos. O a ciudades más grandes, como Córdoba, Rosario, La Habana, Quito, Lima, Arequipa, Nápoles, Taormina. Revela con mirada inocente pero atenta mundos inmigrantes en colonización, en los que casi todo está por hacerse, inmemoriales pero aún situándose tras la última vuelta de siglo.

Es una forma amabilísima de vernos en lo que está pasando, y sobre todo vivir. Lo contamos como Ulises sin salir de Ítaca.

=> Leer mas, read more!

04.05.11


Ideal de la muerte
Permalink por Poto @ 21:34:09 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

Volando voy

Fez (Imagen procedente de annarthusbertrand.org)

La foto. Un cementerio abandonado de Fez, aprovechado como curtiduría de tafilete o marroquí.

Por qué. Se publica en el Diario Oficial un Decreto por el que se declara la urgente ocupación de los bienes y derechos afectados por el expediente de expropiación forzosa tramitado para la ejecución de la obra denominada “Cementerio”, contemplada en el Plan de Cooperación de servicios de competencia municipal para el año 2010, aprobado por el Ayuntamiento Pleno de X tras el Día de los Inocentes de 2010.

=> Leer mas, read more!

13.05.10


Caballo gris me gustaría que fueras
Permalink por Saravia @ 18:06:21 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

54. La ciudad, finalmente

Panorama de Esmirna, junto al Mar Egeo (imagen procedente de facebook.com/izmirCity)

La ciudad no es todo, pero es mucho. “Buenos Aires crecía en las orillas. / Era la gran usina, el túnel gigantesco, / también la rata súbita, la tímida paloma, / la ganzúa, el prostíbulo, la calle, el rascacielo / y el pan para mis manos de araña en los tranvías” (Portogalo). Desde luego, todo lo atraviesa: “Ciudad que todo lo atraviesa, como un sendero de verano, / lleno de flores y de pájaros, como un beso profundo” (Paul Éluard). Mecanismo complejo, multiplicador infinito de las relaciones. Entre el suelo y el cielo, las casas y las calles, las ventanas y los transeúntes, también entre caballos y palmeras, aunque parezca mentira: “Esta ciudad es de mentira. / No puede ser que las palmeras se doblen / a acariciar la crin de los caballos” (Benedetti). Pero se doblan. Tanta es su densidad, tanta la trabazón, que algunos sólo somos capaces, como ciertos taxistas, de manejarnos por los bordes. “Discúlpeme, / la ciudad es muy grande, sólo / manejo por las orillas” (Olvido García Valdés). El planeamiento urbano debería hacerse, estamos convencidos, con ese espíritu de taxista. Es demasiada su vivacidad. Cada día visitan a la ciudad “los acontecimientos y las estrellas, / y acaso una canción sin nombre / o el nombre milenario de una canción” (Winétt de Rokha - Luisa Anabalón).

=> Leer mas, read more!

08.05.10


La rama de sauce
Permalink por Saravia @ 21:39:27 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

53. La pasión amorosa

Fuente del Patio de los Cipreses o de la Sultana, en la Alhambra, Granada (imagen procedente de fotosalhambra.es)

La ciudad ofrece múltiples lugares. También para el amor: Ángel González hace una buena reseña en el poema titulado “Inventario de lugares propicios al amor” (de su Tratado de urbanismo). Pero los ofrece sin proponérselo; pues se trata de una circunstancia que no ha merecido la atención de los urbanistas. Al parecer, su (nuestro) escaso arte no da para dibujos, y los amantes urbanos han de buscarse la vida en los intersticios de un orden casi siempre seco y tantas veces destemplado, que los ignora. Casi mejor.

=> Leer mas, read more!

25.04.10


La verdad de la pared
Permalink por Saravia @ 17:04:35 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

46. La habitación, el cuarto

Imagen del vídeo titulado À côté de la silhouette, de Reha Erdem (procedente de youtube.com)

Las habitaciones de la casa tienen su propia poética. Aun desnudas de cualquier mueble, las habitaciones nos hablan. “Sonreído va el sol / por la pared” (Guillén), y es suficiente el gesto para sentir el mundo en movimiento. Pero no sabemos a qué carta quedarnos: la plenitud del centro donde estamos (“Hacia mi compañía / la habitación converge”: otra vez Guillén), o esa ausencia que nos disuelve y arrebata (“Aléjate, memoria de pared”: Olga Orozco).

=> Leer mas, read more!

17.04.10


Elogio de la no-belleza
Permalink por Saravia @ 10:57:08 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

50. Los otros

Vista aérea de Le Havre, Francia (imagen procedente de wikipedia.org)

La ciudad es también el lugar de los otros. Asumir esta condición supone, por de pronto, ver a los otros (ver sus rostros desnudos, respetarlos, promover recorridos que nos lleven a todos); acoger a los otros (es decir: hospitalidad y responsabilidad, hacer sitio); incluso ser los otros (en su identidad, en su lengua, en sus horizontes, en sus imágenes).

=> Leer mas, read more!

09.04.10


Sentada en el muelle de la bahía
Permalink por Saravia @ 11:13:16 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

51. Poderes terrenales

Dock of the Bay, Strawberry / Mill Valley looking out at San Francisco (imagen procedente de marincountyrealestateblog.com)

Si el poder es grande y poderoso, quema y arrasa. Pudre inevitablemente la civilización. Destroza los valores propios de la democracia y la cultura. Y si la ciudad ampara y acompaña su despliegue, se torna en cárcel. Por eso es tan conveniente contraponer poderes: el legislativo, el ejecutivo y el judicial, desde luego; mas también el del mercado y el de la protección social, por ejemplo. Y muchos más. Pero quizá podamos entender mejor lo que decimos si hacemos uso, por una vez, de la música. Dijimos que la ciudad alegre y confiada podía semejar una sinfonía. Pero el poder prefiere marchas y fanfarrias, necesita himnos. Sean los estados o las iglesias, los príncipes o las olimpiadas, las universidades o los ejércitos; cualquier grupo empresarial de tinte imperialista quiere tener su himno propio. ¿Para qué sirve el himno de un equipo de fútbol, si no es para enardecer los corazones? ¿Para qué esa hinchazón de patriotismo? Himnos del Gran Poder no, por favor. Preferimos una ciudad poblada de pequeños poderes y múltiples contrapoderes. Plural, compleja, sin pretensiones imperiales. Simplemente sentada en el muelle de su bahía, haciendo de ella un hogar común para las soledades.

=> Leer mas, read more!

04.04.10


La ciudad como una sinfonía
Permalink por Saravia @ 12:59:20 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

48. El ciclo de la vida

Noordermarkt Jordaan, Amsterdam (imagen procedente de 21stcenturyamsterdam.com)

Recordemos a Levy-Strauss (en Tristes Trópicos): “No es de manera metafórica como se tiene derecho a comparar una ciudad con una sinfonía”. Y veamos cómo insistía en la comparación: “Son objetos de la misma naturaleza. Más preciosa quizá todavía, la ciudad se sitúa en la confluencia entre la naturaleza y el artificio”. Estamos con él. Sin duda, la ciudad es una sinfonía. Y la ciudad como su nombre tendrá que ser (así nos lo hemos prometido) la 9ª de Beethoven. ¿Quién da más?

=> Leer mas, read more!

02.04.10


Cataratas de manos
Permalink por Saravia @ 11:40:17 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

24. Las obras

Pavimentación de la calle de Alcalá, Madrid, año 1900. (Imagen procedente de ucm.es)

Las obras se ejecutan a la intemperie: ésa es su atmósfera. Se hacen precisamente para que el raso se transforme, una vez más, en morada, lumbre. Y aunque tienen su propio orden son, para los demás, desorden. Interrumpen la vida cotidiana, distorsionan los hábitos, introducen tensión, incertidumbre. Con una variable sensación de pérdida. Dan vida (algo nace con ellas), dan muerte (algo se acaba para siempre). Pero son tan necesarias como la lluvia. En su justa medida (cuidado con las inundaciones) habría que hacer obras aunque sólo fuese por hacerlas.

=> Leer mas, read more!

28.03.10


Lágrimas cuadradas
Permalink por Saravia @ 11:47:12 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

39. Los polígonos

Polígono residencial de Choi Hung State, en Hong Kong (imagen procedente de blog.zira02.com)

Un polígono industrial: qué duro. Ni los mejores llegan a ser amables cuando se ponen en marcha. Pero tampoco consiguen ser buenos en sus inicios los polígonos residenciales. Sólo la insistencia de la gente, en unos y en otros, les acababa confiriendo (con el tiempo, con mucho tiempo) humanidad, profundidad, algo de calor y cordura.

=> Leer mas, read more!

19.03.10


Con júbilo de fruto
Permalink por Saravia @ 11:20:56 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

36. El lugar

El autor de la fotografía, Óscar Marino Toro H., la ha titulado El árbol que besa el agua (Santiago de Cali, Colombia, 2008, publicada en fotorevista.com.ar)

El lugar lo haces tú: lo dijo Goethe. Y contigo el agua, la vegetación, la tierra, el cielo. Y a veces las truchas. Haciéndote compañía y provocando a los músicos y a los poetas. Pero de esos elementos que te acompañan nos interesa especialmente el juego de lo que se mueve siempre y siempre se aleja, frente a lo que está fijo, enraizado y fiel: el río y el árbol. Ahí está, o así lo creemos, la suerte del lugar.

=> Leer mas, read more!

17.03.10


Por igual bibliotecas y rebaños
Permalink por Saravia @ 09:46:02 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

21. La escuela, la biblioteca, el museo

Una escuela en Finlandia, entre la nieve (imagen procedente de pequesymas.com/educacion-primaria)

La escuela, que tantas veces ha sido capaz de hacer, ella sola, la ciudad, se despliega en (lentas y breves) aulas y patios: “patios de juegos breves, aulas de lentas horas” (Oswaldo Rossler). Allí bullicio y futuro, esperanza y alegría (al menos así lo vemos los mayores, los niños no tanto).

=> Leer mas, read more!

07.03.10


Un corazón en cada casa
Permalink por Saravia @ 09:32:18 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

11. Con Borges en el patio

Patio de la casa natal de García Lorca en Fuente Vaqueros, Granada (imagen de Eugenio Rojo, procedente de panoramio.com)

No hay patio sin cielo. De hecho, el patio es el proveedor de un cielo doméstico. De un cielo no sublime, poco celestial quizá, un cielo amable, tranquilo. “Patio, cielo encauzado. El patio es el declive por el cual se derrama el cielo en la casa” (Borges, por supuesto). Por él llega la luz y la lluvia. También el sol y también la noche. La nieve y el rocío. Proveedor de sombra y amortiguador del viento, crea un microclima en el que se atenúan los rigores. Se refresca el calor, se templa el frío. Con un poco de agua alcanza su máximo esplendor.

=> Leer mas, read more!

02.03.10


Tus edificios suben como los árboles del trópico
Permalink por Saravia @ 00:37:08 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

17. La torre

Vista, desde la altura y entre la bruma, de los rascacielos de Chicago (imagen procedente de pichaus.com)

La torre es uno de los símbolos más llamativos e insensatos, pero constantes, de la ciudad. Parece que una suerte de atavismo nos impulsa a levantar torres a la menor ocasión, en cualquier espacio, desde siempre. A someter a la ciudad que queda abajo. Aquí, ya lo hemos dicho, preferimos la tensión extendida del plano horizontal a la gélida jungla de agujas de acero y vidrio, pero no queremos dejar de dar cuenta de cómo el desafío de la torre (“la torre subía enhiesta (...). La torre desafiaba las medidas prudentes”, dijo Cortázar) moviliza también a los poetas.

=> Leer mas, read more!

22.02.10


Las afueras son grandes, abrigadas, profundas.
Permalink por Saravia @ 22:40:03 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

37. Las afueras

Muchachos jugando a la pelota en un baldío (foto de Iván Franco, procedente de liberfalco.blogspot.com)

Leamos, una vez más, a los mismos de siempre. Y pongamos algo de música (también con la gente de siempre). Hablamos hoy de las afueras.

=> Leer mas, read more!

21.02.10


El término japonés mitate
Permalink por Saravia @ 12:11:18 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

35. El paisaje

Una callejuela de Castellar de la Frontera, Cádiz (imagen procedente de sobrecadiz.com)

Todo lo que nos dice Augustin Berque sobre el sentido del paisaje, en un libro extrañísimo (de esos que hay que leer con una copa cerca) titulado El pensamiento paisajero (Madrid, Biblioteca Nueva, 2009), lo venían diciendo tiempo atrás algunos poetas. Al advertir ahora las correspondencias todos ellos, poetas y geógrafo, se confirman mutuamente. ¿Será suficiente tal acuerdo para desarrollar adecuadamente nuestra ciudad?

=> Leer mas, read more!

14.02.10


Rectilíneos destinos
Permalink por Saravia @ 03:01:52 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

32. Las vías, la carretera

USA 2004 (September 18th) Arizona, Road to nowhere (imagen de Paraflyer, publicada en flickr.com/photos/paraflyer)

“Dos novios, embobados, / ella con la cabeza sobre el hombro de él, / escuchan a las sombras hablar en la pantalla: / arranca y vámonos. Qué mierda de país. / Desde hoy en adelante, / sólo será mi hogar la carretera” (Carlos Marzal, en “Olor a miedo”). Y es cierto. La carretera puede ser más hogareña que otras muchas estancias. Así lo piensan muchos, y el rock de carretera lo certifica. Al fin y al cabo apunta directa hacia ese lugar donde queremos ir: “Las carreteras brillando hacia el océano” (Pere Gimferrer).

=> Leer mas, read more!

09.02.10


Andarín y delgado
Permalink por Saravia @ 01:38:04 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

3. La senda, el camino

Sendero del Jabuguillo, próximo al río Múrtiga, cerca de Jabugo, Huelva (imagen procedente de zinaztli.blogspot.com)

Las sendas están ahora refugiadas en los parques, y lo demás es carretera o calle. O caminos técnicos. Pero antaño, allá en el origen, la senda era la salvación. El camino tradicional, “andarín y delgado” (Pedro Leandro Ipuche), trazado sin velocidad, que atravesaba los bosques, subía las montañas, conectaba el mundo, los lugares, los pueblos y los mares, es una especie en extinción. Mas en nuestra ciudad (como su nombre) lo conservaremos. Guardaremos ese camino que nos aproxima, ese “camino secreto que iba acercando tus pies a los míos” (Neruda).

=> Leer mas, read more!

07.02.10


Herida y bálsamo
Permalink por Saravia @ 02:30:27 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

6. La calle

Vista de la calle del Calvario, de Madrid (imagen procedente de fotosdemadrid.es)

Si no hay afluencia tampoco hay calle. Si se vacía, deja entonces de ser calle. Como tampoco lo es un pasaje interior, un espacio redondo -un corro-, ni un lugar de sólo estancia. Línea y cielo, movimiento y gente: ahí está la calle. Cuatro intimidades confundidas en un espacio que no se sabe bien si es llaga o es consuelo, bálsamo o herida.

=> Leer mas, read more!

21.01.10


Estas casas de pisos, pisos, pisos
Permalink por Saravia @ 02:17:06 en Una ciudad como su nombre -> Bitácora: Mundos

10. El bloque

Bloques de ladrillo (archivo imagen031ju4.jpg, cargado el 9 de abril de 2007 en img108.imageshack.us)

La palabra bloque trae con ella otras 22 palabras más: vecindad, vivienda, piso, ladrillo, medianera, portal, farola, bar, escalera, rellano, ascensor, estar, cocina, baño, pasillo, dormitorio, balcón, terraza, patio de luces, tendedero, noche. Y también perro. Veamos qué sugieren para entender mejor cada una de ellas algunos poetas.

=> Leer mas, read more!


:: + next => >>

idioms

  • en <. . . english/français
  • es <--- español
  • fr <. . . english/français

Categories


Mundos

Para las asignaturas de “Planeamiento de Nuevas Áreas” y “Gestión y ejecución del planeamiento” de la Escuela de Arquitectura de Valladolid

:: + next => >>


participar


Buscar



sindicar

_______________________

código original facilitado por
B2/Evolution



!


|| . . the burgeoning city . . || . . la ciudad en ciernes . . || . . la ville en herbe . . ||