Detalles del post: Vivir en la Luna

17.02.08


Vivir en la Luna
Permalink por Saravia @ 12:58:32 en Tecnología -> Bitácora: Plaza

Luna, con mayúsculas y con minúsculas.

Vista de la Estación espacial internacional, con dos astronautas de paseo. (La imagen la hemos tomado de texasjim.com).

Recibimos las noticias de la conquista del espacio (se dice así, ¿no?) con una tranquilidad pasmosa. Pero ¿no era la misión de nuestro tiempo? ¿Cómo somos tan inconscientemente indiferentes? Aquí, en urblog, estamos con ellos, con los pioneros del espacio. Adelante, chicos. Recientemente hemos leído que el pasado lunes, 11 de febrero de 2008, un módulo europeo, el Columbus, se ha integrado a la Estación Espacial Internacional (ISS, en sus siglas inglesas). Y no hemos podido evitar saltos de gozo. Nos interesa tanto lo que hacen que no dejamos de preguntarnos: ¿cómo viven allí arriba, cómo piensan vivir más adelante en la Estación Espacial del Quinto Pino? Y nos surgen algunas preguntas de “urbanismo comparado”: si en el espacio pueden vivir durante varios meses un grupo de astronautas (ya mayorcitos), apiñados en un puñado de metros, ¿por qué aquí abajo un joven, al cumplir más o menos los 25 años, necesita un piso de 90 m2 para sobrevivir?

[Mas:]

La Estación ISS

La Estación Espacial Internacional se va formando como las casas de las parcelaciones ilegales: hoy añado esta pieza, mañana aquélla. Y el conjunto es un poco caótico. Porque además depende de los intereses de los diversos países que la financian. Europa va con sus laboratorios, y los “enchufa” en la estación. Pero Italia lleva su propia pieza, y también la engancha. Y así todos. La Estación Espacial Internacional es el proyecto espacial... internacional, que deriva del acuerdo del 1 de noviembre de 1993, firmado en Moscú entre la NASA y la Agencia Espacial Rusa para llevar a cabo un proyecto en el que se integrasen los respectivos programas Freedom y Mir 2.

Actualmente, esta Estación es un gigantesco mecano de 108 x 88 m. Está colgado a 386 km. de la Tierra, a la que rodea completamente cada 92 minutos. El volumen habitable es de 14.000 pies cúbicos (que equivalen, creemos, a 1300 m3). Los paneles solares miden 80 m. de largo, y la viga maestra tiene 63,6 m. La altura total del artefacto es de 30 m. Por hacernos una idea de cómo crece el tamaño de este tipo de estaciones, las dimensiones de la MIR soviética eran de 26 x 29 x 30 m.

Sigue en proceso de crecimiento. La idea es que esté completamente armada en 2010. Algunas de sus piezas, ya instaladas, son: 1º) El ITS, o estructura de armazón. Es de aluminio, y soporta los radiadores y los gigantescos paneles solares. 2º) El Unity o Nodo 1, una galería de 6,5 m. de longitud y 5,5 de diámetro, que conecta las áreas de alojamiento y de trabajo. 3º) El módulo Zarya, diseñado para proporcionar la propulsión y la energía inciales. Sus escotillas laterales permiten el acople de las naves de abastecimiento. 4º) El módulo de servicio Zvezda, con el sistema de comunicaciones y regulación de vuelo. 5º) El laboratorio Destiny, el primero instalado. 6º) La cámara Pirs, de descompresión, con dos escotillas para salidas “extravehiculares”. 7º) El Harmony o Nodo 2, el módulo que proporciona oxígeno, electricidad, agua y otros elementos necesarios para la vida de los astronautas. Tiene dos dormitorios para los tripulantes, y pueden instalarse tres personas en cada uno. A todas estas piezas se ha acoplado el laboratorio europeo Columbus, que mide 6,87 x 4,48 m. En él se espera que puedan trabajar tres astronautas “en mangas de camisa”, según dicen las agencias.

Para los dos próximos años está previsto ensamblar otros módulos, como el Cúpula (no sólo hay “cúpulas” en Castilla y León), que será el “observatorio y torre de control”, con 7 ventanas que proporcionarán una visión panorámica del espacio; el nodo 3, el “módulo portuario de carga”, el laboratorio japonés Kibo, y el “módulo laboratorio multipropósito”. Pero no parece que se vaya a ampliar la “capacidad residencial” del conjunto. Está diseñada, como hemos dicho, para seis astronautas, aunque lo habitual es que esté ocupada sólo por tres. El espacio vividero, por si no ha quedado claro (que, efectivamente, no ha quedado muy claro en la explicación anterior), es “del tamaño de un autobús urbano”.

Life Support System

¿Cuánto tiempo están los astronautas en la Estación? Es variable. En general, del orden de tres meses, aunque hay misiones que sólo duran unos pocos días, y otras se alargan bastante más. El récord de permanencia lo tiene el comandante ruso Sergei Krikalev. Estuvo en la Mir varias veces, entre 1988 y 1992 (y durante una de sus estancias no se desintegró la nave, sino... ¡la Unión Soviética!, y pasó unos momentos de angustia, cuando la nave pasó a depender de Rusia: ¿se olvidarían de él?). Luego fue el primer ruso en volar en una misión del Trasbordador de la NASA, en 1994. Regresó al espacio en 1998. Y fue miembro de la Expedición 1 a la IIS, entre octubre del 2000 y marzo del 2001. Finalmente volvió a la Estación desde el 14 de abril hasta el 7 de octubre de 2005. Es decir: su verdadera casa es la nave, y no la que suponemos tendrá en Moscú.

Se denomina Life support system (sistema de apoyo a la vida) al conjunto de dispositivos preparados en la Estación para que el ambiente sea literalmente vivible. Están instalados en el Nodo 2. Con ellos se suministra aire, agua y alimentos. Se ilumina la estancia. Se mantiene una presión, temperatura y humedad adecuadas. Se eliminan los residuos. Se protege contra la influencias dañinas externas como la radiación y los micrometeoritos. Y se tienen en cuenta otras consideraciones ambientales, como los ruidos y las vibraciones. Por supuesto, ya sabemos que allí no hay gravedad.

Un tripulante medio requiere aproximadamente 5 kg. al día de alimentos, agua y oxígeno, que se reparten así: 0,84 kg. de oxígeno; 0,62 kg. de alimentos; y 3,52 kg. de agua. Los procesos fisiológicos del cuerpo nos devuelven 0,11 kg. de desechos sólidos; 3,87 kg. de desechos líquidos, y 1,0 kg. de dióxido de carbono. En la Estación ISS se recicla el 90% de la orina de los tripulantes. Sólo hay un inodoro. Las heces -al igual que la orina, aspiradas por una bomba de succión- van a parar a un depósito para su conversión en abono o envío a la Tierra. Al parecer, la basura no reciclable se mete en cápsulas de retorno (rusas) para que se desintegren al regresar a la Tierra. No hay frigorífico ni congelador. Los alimentos se conservan deshidratados o termoestabilizados. El agua es el bien más escaso. Para asearse, los astronautas utilizan, en general, toallitas higiénicas.

Habitation Extension Module

Hay un proyecto británico, diseñado por la British Interplanetary Society, pensado para mejorar las condiciones de habitabilidad de la estación ISS. Se trata del Habitation Extension Module, y por ahora es únicamente un estudio teórico, sin visos de que vaya a llevarse a cabo. Interesa, sin embargo, como contribución al debate sobre las condiciones mínimas de habitabilidad de este tipo de instalaciones. Y de hecho retoman algunos elementos previstos en el diseño inicial de la Estación, que luego se desecharon.

Consiste básicamente en dos nuevos módulos de vivienda que se acoplarían al Nodo 3, y añadirían 100 m3 al volumen total del espacio vividero (¿30 m2?). Una nueva superficie que se destinaría a la creación de un área común de comedor y de “socialización” (es decir, un cuarto de estar), seis nuevos espacios de dormir y un nuevo cuarto de almacenaje. Este nuevo módulo tendría forma de cilindro (como casi todos), con 3,8 m. de diámetro y 5,7 m. de longitud. Costaría unos 600 millones de libras. (Como se ve, el precio de la vivienda en el espacio está por las nubes).

Mirar por la ventana

En la actualidad, los tripulantes duermen en los dos pequeños dormitorios del Nodo 2, con un saco de dormir. Si sólo son dos, uno en cada "dormitorio". Pero cuando son más, el Comandante suele autorizarles a dormir donde les parezca. Al no haber arriba o abajo, pueden mirar hacia cualquier lado. Pero eso sí, como flotan, deben atarse a algún elemento de la nave para no golpearse. Duermen ocho horas diarias. El ámbito no se oscurece. No hay persianas. Para evitar que la luz les moleste son imprescindibles las “máscaras de sueño”. Y para despertarles, el centro de control de Houston les pone música (con los temas elegidos por ellos) a todo volumen. En su tiempo libre, los astronautas pueden leer, ver películas, jugar a las cartas, hablar con sus familias, hacer ejercicio (hay una bicicleta estática, una “rueda de ardilla” y algún otro aparato), e incluso tocar instrumentos musicales.

Cada uno de los dormitorios cuenta con una pequeña ventana. Se dice que los astronautas miran mucho por la ventana en sus ratos de ocio. Hay que tener en cuenta que en la Estación amanece o anochece cada 45 minutos, y que las puestas y salidas del sol son allí (como aquí) espectaculares. La Tierra (es decir: el propio jardín y las casas de los vecinos de enfrente), se ve desde allí con una textura diferente. Y también la Luna será distinta.

En realidad la Luna está cerquísima. A sólo cuatro días de viaje. Precisamente en agosto de 2006 se adjudicó a Lockheed el proyecto de la nave Orión, con el que se retomarán las misiones hacia ella. La idea es, al parecer, preparar futuras estancias de grupos de astronautas, que serán regulares a partir del 2015. Los próximos expedicionarios deberán levantar refugios hinchables, con paredes de keylar (un tipo de fibra), que les aíslen suficientemente de las radiaciones cósmicas. El aspecto será parecido al de un pequeño camping. Prepararán el terreno para la construcción de una base permanente. De hecho se espera que ya en el 2025 una docena de científicos estén allí instalados, en un espacio habitable de unos 250 m2, rodeados de laboratorios y talleres. Y para el 2050 ya se habla de que podrá verse la primera ciudad lunar, con 3500 científicos y técnicos.

Un panorama que estimula la imaginación. Éstas son las imágenes que de ese futuro intuyen algunos dibujantes. Pero eso es lo fácil. Lo más complicado va a ser, si siguen así las cosas, hacer sitio a las necesidades residenciales imprescindibles de las nuevas generaciones. Como decíamos, la actual Estación ISS tiene capacidad para seis astronautas. Pero si son españoles, y de unos 25 años, seguramente sólo cabrá uno. Y no habrá sitio para instalar su televisor de plasma.

sigue este post xml

Comentarios, Pingbacks:

Comentario de: disckreto [Member]
dos cosas se me ocurren...
intentar poner un wollemi... a ver si se da

wollemi

y sino llamar a los de tritón para asesorarse
URL 17.02.08 @ 18:58
debes estar registrado para comentar


idioms

  • en <. . . english/français
  • es <--- español
  • fr <. . . english/français

Categories


Plaza

otros contenidos de urblog relacionados con urbanismo y derechos humanos, democracia, territorio, paisaje, suburbios, economia urbana


participar


Buscar



sindicar

_______________________

código original facilitado por
B2/Evolution



!


|| . . the burgeoning city . . || . . la ciudad en ciernes . . || . . la ville en herbe . . ||