Detalles del post: Inseguridad subjetiva, intolerancia objetiva

20.06.08


Inseguridad subjetiva, intolerancia objetiva
Permalink por Saravia @ 21:51:46 en Derechos humanos -> Bitácora: Plaza

Un texto introductorio de Manuel Correa, Director del Observatorio de la Seguridad de Madrid

Un parking de Madrid (imagen procedente de malasanta.blogspot.com)

Habitualmente las presentaciones, prólogos e introducciones de los libros de actas de congresos suelen ser más bien pesadas. Pero aquí tenemos una excepción. El texto introductorio de Manuel Correa Gamero es muy útil, y da cuenta, de forma muy sintética, de la situación en que se encuentra el debate sobre las relaciones entre urbanismo y seguridad. Más adelante comentaremos otros trabajos de la misma publicación (Ciudades, urbanismo y seguridad, Ayuntamiento de Madrid, 2007), pero centrémonos ahora en una de las cuestiones críticas: la seguridad subjetiva.

[Mas:]

Un viejo artículo, muy difundido (de Wilson y Kelling, titulado “Ventanas rotas” y publicado en 1982), explicaba la situación. Cuando en un área determinada la percepción habitual de los ciudadanos es de temor, aunque sea difuso o sentido únicamente como incomodidad, la reacción más común es la de abandonar el espacio, “con lo que los hechos incívicos acaban adueñándose del espacio, sea un parque, una calle o un barrio”. Más adelante, en una investigación realizada en la ciudad de Newark, se puso de manifiesto que el mayor temor de los ciudadanos era el de “ser agredidos por un extraño que les ataque inesperada y violentamente”. No hablamos, atención, del miedo a los delincuentes, “sino simplemente personas desaliñadas, revoltosas, mendigas, borrachos, adictos, adolescentes ruidosos, prostitutas, vagabundos, personas mentalmente perturbadas”.

Al tratar de la seguridad ciudadana, uno de los temas que ha adquirido prioridad es el de la “inseguridad subjetiva”, que poco tiene que ver con la estadística de los delitos, y mucho con “los hechos que se perciben como amenazantes”, del tipo de los comentados antes. Es un sentimiento de seguridad que va mucho más lejos que el del cumplimiento de las leyes y la prevención del delito. Se trata de algo mucho más próximo a la idea de bienestar, vinculado a la armonía, orden y sosiego. A ese concepto “tal vez insaturable” de la calidad de vida. Que no sólo tiene que ver con los equipamientos, sino “que incluye a los sentimientos de seguridad y bienestar en su más amplio sentido”. De manera que la cuestión ya no es tanto, como dijimos antes, la existencia de inseguridad objetiva, sino subjetiva. Y mantenerla en un “nivel soportable por la opinión pública”.

Y aquí es donde entra el diseño urbano. Pues la seguridad, vista desde esta perspectiva, implica un orden urbano (y un mantenimiento de las instalaciones, desde luego) que contribuya a que su percepción sea aceptable. Qué débiles nos estamos haciendo. Dice Correa: “Frente a esta concepción de la seguridad, persisten aún ciertas resistencias. Una de fondo: la que expresó en los años 30 Erich Fromm en El miedo a la libertad, hoy prácticamente olvidado y que nos llevaría a replantearnos si no se trata esencialmente de una manera de evadir la libertad. El problema estaría en las formas sociales, que han configurado a individuos inseguros, aislados y pusilánimes, perdidos antes el universo de la libertad”. Gente que no entra en los garajes si no va acompañado de sus padres, de sus guardaespaldas o del socorrista de la piscina. Y que está dispuesta a admitir formas objetivas de intolerancia, de control derivado del aspecto, por ejemplo, sólo para mantener su ilusoria expectativa de seguridad acomplejada.

Un libro precioso, el de Fromm, que convendría volver a leer. Nos dice, casi al final, refiriéndose a un nuevo concepto de seguridad, basado más en el fortalecimiento de las personas que en las protecciones exteriores: “Esa nueva seguridad no se halla arraigada en la protección que el individuo recibe por parte de algún poder superior extraño a él; tampoco es la seguridad en la que resulta eliminado el carácter trágico de la vida. La nueva seguridad es dinámica, no se basa en la protección, sino en la actividad espontánea del hombre: es la que adquiere en cada instante por medio de tal esfuerzo. Es la seguridad que solamente la libertad puede dar”.

sigue este post xml

Comentarios, Pingbacks:

No hay Comentarios/Pingbacks para este post...

debes estar registrado para comentar


idioms

  • en <. . . english/français
  • es <--- español
  • fr <. . . english/français

Categories


Plaza

otros contenidos de urblog relacionados con urbanismo y derechos humanos, democracia, territorio, paisaje, suburbios, economia urbana


participar


Buscar



sindicar

_______________________

código original facilitado por
B2/Evolution



!


|| . . the burgeoning city . . || . . la ciudad en ciernes . . || . . la ville en herbe . . ||