Detalles del post: Viaje junto a las casas

18.11.08


Viaje junto a las casas
Permalink por Saravia @ 21:36:03 en Urbanismo con nombres -> Bitácora: Plaza

Joseph Roth en el ferrocarril suburbano de Berlín

Un tren S-Bahn entre las casas de Berlín, en los años 20 (imagen procedente de baerentouren.de)

Entre los artículos periodísticos de Joseph Roth que se recogen en sus Crónicas berlinesas (Barcelona, minúscula, 2006), se encuentra el titulado “Viaje junto a las casas”, que fue publicado inicialmente en el Berliner Börsen-Courier el 23 de abril de 1922. Comienza así: “La línea del ferrocarril suburbano pasa muy cerca de las casas, y los pasajeros –cuando es primavera y las paredes empiezan a revelar misterios, las ventanas a desvelar idilios y los patios traseros a desenterrar secretos- pueden disfrutar de la visión de muchas cosas extrañas e interesantes”. Ahora que tantas ciudades parecen optar por soterrar los trenes, no está de más recordar esta visión del escritor alemán.

[Mas:]

Rescatamos tres ideas. La primera: ese viaje entre los edificios de la ciudad es instructivo. “A veces, un trayecto en ferrocarril es más instructivo que un viaje por tierra o mar, y quien haya viajado mucho sabrá que, en el fondo, basta con ver un solo lilo escondido en un polvoriento patio de una gran ciudad para entender la profunda tristeza de todos los lilos escondidos del mundo”. Orgulloso “como un navegante que ha dado la vuelta al mundo” relata Roth sus viajes matutinos en el ferrocarril suburbano, porque en ellos encuentra la aventura y el conocimiento de cualquier viaje. Porque en ellos la ciudad se ofrece al viajero con vistas inéditas e imposibles desde cualquier otra perspectiva o lugar.

Segunda idea: las (con frecuencia sucias) paredes que vemos desde el tren tienen vida propia. “Una pared posee una fisonomía y un carácter propios, aunque no tenga ventanas ni nada que pudiera revelar por lo demás un vínculo con la vida, al margen del anuncio publicitario de una marca de chocolate (…). Detrás de la pared, sin embargo, vive la gente, las niñas hacen los deberes, una abuela hace ganchillo y un perro roe un hueso. El pulso de la vida late entre los poros y las grietas de la pared muda, rompe la chapa del anuncio del chocolate Sarotti y golpea de tal modo las ventanillas del tren que el tintineo adquiere un sonido humano, vital”.

Tercera: todas las personas que vemos desde la ventanilla forman una gran familia. “Es curioso –sigue Roth- cómo se parecen las personas que viven en las casas que lindan con el ferrocarril suburbano. Es como si a lo largo de la línea y más allá de los viaductos se hubiera asentado una sola y gran familia”. Una familia que conoce bien. Presume el escritor de reconocer algunas viviendas “como si hubiera ido muchas veces de visita, creo saber cómo hablan sus inquilinos y si se mueven de tal o cual manera”. Porque en cualquier caso todos comparten “una atmósfera invisible, impenetrable, extraña, entre ellos y el mundo que los rodea”.

Roth describe ciertos detalles concretos y algunas personas específicas (aquella chiquilla rubia, el caballero que lee, el joven que escucha el gramófono, etc.). También dedica algunas palabras a quienes “se limitan a estar sentados junto a la ventana para ver pasar los trenes”. Y nos hace pensar en esas llegadas a las ciudades bajo tierra, en negro, que hoy se multiplican. Y ser conscientes de que se acabó con ellas un espectáculo exclusivo, una representación estricta y singular , radicalmente única, de lo urbano.

sigue este post xml

Comentarios, Pingbacks:

No hay Comentarios/Pingbacks para este post...

debes estar registrado para comentar


idioms

  • en <. . . english/français
  • es <--- español
  • fr <. . . english/français

Categories


Plaza

otros contenidos de urblog relacionados con urbanismo y derechos humanos, democracia, territorio, paisaje, suburbios, economia urbana


participar


Buscar



sindicar

_______________________

código original facilitado por
B2/Evolution



!


|| . . the burgeoning city . . || . . la ciudad en ciernes . . || . . la ville en herbe . . ||