Detalles del post: Una ciudadela, no una ciudad

14.01.09


Una ciudadela, no una ciudad
Permalink por Saravia @ 00:19:12 en Valladolid -> Bitácora: Plaza

Artículo publicado en El Norte de Castilla el 13 de enero de 2009

Infografía del Instituto de Medicina Legal, en el Campus de la Justicia de Madrid. Proyecto de Alejandro Zaera (imagen procedente de espormadrid.blogspot.com)

Digámoslo pronto: la pretendida Ciudad de la Justicia (CdlJ) de Valladolid es un error sin paliativos. Es verdad que nadie duda de la necesidad de construir nuevos edificios de juzgados. Pero también es inequívocamente cierto que no hay ninguna razón para que tengan que estar todos ellos en una misma parcela. Por supuesto, ya sabemos que la denominación de esa agregación como “ciudad” es una broma (¿qué ciudad sería esa, con un solo uso y llena de abogados y jueces?). Sería más adecuado el nombre de ciudadela: una gran pieza urbana, completa y unitaria, situada dentro de la ciudad pero con límites bien definidos. Más aún: precisamente esa misma idea de agrupar todo desaprovecha la posibilidad de que los nuevos edificios colaboren realmente a “hacer ciudad”. Encuentro al menos cinco buenas razones para preferir la construcción en varias parcelas de las nuevas sedes judiciales necesarias, situadas en lugares bien accesibles, y que a su vez contribuyan a la vitalidad urbanística de las zonas en que se emplacen.

[Mas:]

1ª. Las CdlJ responden a una moda que se sitúa en la peor tradición monumentalista. Me refiero a las “ciudades de” una u otra cosa. No en vano en los años 40 y 50 gustaba tanto esa denominación (en Valladolid, por ejemplo, había varias “ciudades” en marcha: ciudad deportiva, ciudad universitaria, ciudad militar y alguna más). Hoy se ven por todas partes. Por un lado están esas nuevas company towns tan peculiares: del BBVA, del Santander, de Telefónica (C. de las Comunicaciones), de RTVE (C. de la Imagen). Por otro, ciertos espacios productivos, como la C. de la Luz o la del Zapato. También, por supuesto, algunos negocios residenciales llevan nombre de ciudad. Como las aquí bien conocidas ciudades de la Comunicación, de la Juventud o del Golf (la de las Navas del Marqués). Las CdlJ pertenecen a la tipología de los “macroequipamientos” (C. de las Artes, de la Cultura, de la Salud, del Deporte). Son diversos tipos, pero todos tienen en común la pretensión de una imagen propia, contundente y casi siempre desmesurada. El concurso de la CdlJ de Madrid ha sido muy claro en este sentido. ¿Qué necesidad hay de esas imágenes tan aplastantes, más allá de satisfacer el ego de sus promotores?

2ª. La CdlJ es una opción despilfarradora. De nuevos ricos. (Y me parece que ya no lo somos). Lo razonable es aprovechar los edificios existentes que estén en buen estado de conservación, y no hacer tabla rasa y levantar todo de nuevo. En la propuesta que está en la mesa, salvo las dos salas del Tribunal Superior de Justicia, que se quedarían en el “emblemático Palacio de Justicia” (emblemático Palacio de Justicia: qué cosas hay que leer), todo lo demás se haría de nuevo. Cualquiera comprende que no tiene sentido.

3ª. Es una opción anticuada. Por más que se multipliquen en toda España, la idea de las “ciudades de la justicia” no se corresponde con el desarrollo de las nuevas tecnologías. En nuestro caso se trataría de concentrar los actuales 32 juzgados de Valladolid, más otros proyectados y la Audiencia, la Fiscalía y el Instituto de Medicina Legal, que actualmente están repartidos en cinco zonas distintas. Y también irían los colegios de abogados y procuradores, que quieren tener "inmediatez física" con los juzgados, sin importar que hayan estrenado nueva sede hace bien poco. Da igual. Pues se trataría de “acabar con la dispersión judicial”. Ahora que se está informatizando toda la administración, cuando una de las principales reivindicaciones sobre la modernización de la justicia tiene que ver con la interconexión de los registros informáticos de todos los juzgados, ¿precisamente ahora han de estar todos en una misma parcela? Qué raro.

4ª. Al requerir una parcela de gran tamaño (se habla incluso de más de dos hectáreas) se complica la búsqueda de suelos adecuados. Y esa misma pretensión lleva a rechazar otras buenas parcelas, por no tener tanto tamaño. Pero vamos a ver: ¿Es que ni siquiera es posible que se resuelva en dos parcelas diferentes? Porque aún no sabemos bien cuál es el problema. En febrero de 2006 el Presidente de la Audiencia Provincial aseguró escuetamente que “la dispersión de juzgados perjudica al servicio”. ¿En qué? ¿No seremos capaces de entenderlo? Y en un artículo editorial de la revista Abogados de Valladolid, titulado “Dispersión de sedes”, se daba por hecho como algo evidente que tal difusión es muy negativa. Es curioso cómo acaba: “A estas alturas del progreso castellano y leonés, carece de justificación que Valladolid no tenga una ciudad, o campo, nos da igual, de la justicia”. Pues a estas alturas del progreso castellano y leonés, la verdad es que sigo sin entenderlo.

Pero lo que entiendo bastante bien es la 5ª razón: la idea de una CdlJ es una opción urbanísticamente peor, sin ninguna duda. Hacer ciudad es equilibrar el interés y el valor de sus distintas zonas, corregir las tendencias de elitización y favorecer las áreas menos atractivas. Aprovechar la instalación de los equipamientos públicos con ese propósito es una fórmula muy utilizada. En Valladolid, por ejemplo, así se ha hecho con el nuevo hospital. Su emplazamiento se propuso en los primeros meses de redacción del plan general de entonces con ese objetivo explícito (ver la p. 143 del libro Actualización del PGOU. Documento de Avance, editado por el Ayuntamiento en 1993). Al proponerse todo en una sola parcela se pierde, por ejemplo, la posibilidad de instalar una parte en Los Santos-Pilarica. Todos sabemos cómo está la situación, lo que se ha llevado a la zona oeste y lo que no se ha llevado a los barrios del Esgueva. Sin embargo, Sanz Lomana, decano (en esa fecha) de los abogados de Valladolid, declaró en octubre último: “Lo que no se puede es querer que ahora nos vayamos a Los Viveros bajo esa pretensión de volver a equilibrar la ciudad”. La pregunta es: ¿dónde aprendió derecho urbanístico?

sigue este post xml

Comentarios, Pingbacks:

No hay Comentarios/Pingbacks para este post...

debes estar registrado para comentar


idioms

  • en <. . . english/français
  • es <--- español
  • fr <. . . english/français

participar


Categories


Plaza

otros contenidos de urblog relacionados con urbanismo y derechos humanos, democracia, territorio, paisaje, suburbios, economia urbana


Buscar



sindicar


_______________________

código original facilitado por
B2/Evolution



!


|| . . the burgeoning city . . || . . la ciudad en ciernes . . || . . la ville en herbe . . ||