Detalles del post: Un día en Madrid

10.06.09


Un día en Madrid
Permalink por Saravia @ 10:49:29 en Poética -> Bitácora: Plaza

La ciudad a través de un poema de Jorge Teiller

El Paseo del Prado en una imagen del 24 de marzo de 2009, procedente del Blog de Pilar (cityguidesblog.com), donde se propone una visita a Madrid.

Para entender un lugar conviene, además, hacer acopio de fotos sueltas, relatos carnívoros y pegados al suelo, quizá algunos poemas. Veamos uno de estos últimos, referido a una extraña ciudad: "Un día en Madrid", de Jorge Teillier (publicado en la Revista de Occidente nº 292, septiembre de 2005).

[Mas:]

En Madrid la suerte está en manos de los ciegos.
En Madrid las mujeres se pintan las uñas de rojo
como las mujeres de las portadas del "Para Ti" que yo veía cuando mi madre me acompañaba al dentista.
Estoy en la calle Lagasca y frente al Bazkari donde voy a comer una sopa de pescadores
le doy limosna a una gitana que está orgullosa de tener un hijo con nombre de Rey Mago.

He comprado a un chamarilero la revista Boxeo Mundial de 1927 en cuya portada aparece el Tani Loayza.
Voy de compras al Mercado de la Paz.
Converso en el estanco con un inválido de guerra.
Leo a poetas españoles que hablan de "la ciega presencia de la primavera" y de que "la mujer es una hucha".
Es invierno y me gusta ver a los niños vestidos como Toby y la Pequeña Lulú.

Qué raro es estar vivo en pleno Siglo XX
cuando se ama la luz de la nieve holandesa en el Museo del Prado.
Qué raro es estar sobrio
aún después de pasar por la Cervecería del Correo.

Podría estar horas frente a la vitrina de esa librería
donde se ve un reloj sobre una chimenea en cuya boca se interna una locomotora.

Hay que viajar para no viajar.

En el ABC sólo leo los avisos económicos aunque no tenga nada que comprar,
y en la TV sólo me intereso por el circo y los partidos donde juega Caszely.

De nuevo aquí la noche podría ser mi mejor amiga.
Pero prefiero el atardecer donde los árboles sobrevivientes piensan en mí
y recuerdo de los labios silenciosos de los cerezos de la Frontera.
Entro al metro o a los cines sólo para dormir como en el vientre materno.
El polvo se acumula en mi máquina de escribir.
Estoy cansado de contar historias de provincia.
Enviaré postales lo más cursis posibles diciendo que el único país donde me siento extranjero es mi país.
No iré a los toros ni al Museo de Cera.
No iré al Retiro a rendirle un minuto de silencio a Mallarmé.
Sigo leyendo historias de piratas que tenían razón de asaltar los galeones.
Me embriago con los últimos miradores y busco una flor para setenta balcones.

La calle se desangra en automóviles
cuando dos millones de madrileños parten fuera de la ciudad a celebrar la Pasión de Cristo.
Entre el estrépito de las bocinas
me doy cuenta
que aquí nadie puede estar solitario como una montaña diciendo la palabra "Entonces"
y vuelvo a un silencioso aldeano
quebrado sólo por el silbato lejano de un afilador de cuchillos.

sigue este post xml

Comentarios, Pingbacks:

No hay Comentarios/Pingbacks para este post...

debes estar registrado para comentar


idioms

  • en <. . . english/français
  • es <--- español
  • fr <. . . english/français

Categories


Plaza

otros contenidos de urblog relacionados con urbanismo y derechos humanos, democracia, territorio, paisaje, suburbios, economia urbana


participar


Buscar



sindicar

_______________________

código original facilitado por
B2/Evolution



!


|| . . the burgeoning city . . || . . la ciudad en ciernes . . || . . la ville en herbe . . ||