Detalles del post: El puente del suplicio

17.07.11


El puente del suplicio
Permalink por Saravia @ 21:04:37 en 100 ciudades -> Bitácora: Plaza

Texto de Javier Gigosos sobre Dundee

tay_road_bridge

Parece mentira que uno pueda plantearse el renunciar a salir a dar un paseo en bici por los alrededores de Dundee, Escocia, en un día de tiempo apacible. Admitámoslo, Dundee, como ciudad, no ofrece gran cosa (salvo agradables excepciones, como el DCA, Dundee Contemporary Arts). Pero la luz del norte no se la quita nadie (de momento), salvo algunas nubes obstinadas, que en ocasiones incluso aportan matices a la paleta de colores del atardecer.

[Mas:]

Y es que cuando el día sale bueno (en este caso la tarde), bien desde la colina de Dundee Law, bien desde la playa de Tentsmuir, podemos contemplar una tormenta de violetas, azules y rosados, en un rápido sucederse ante la presencia sosegada del fiordo.

El amanecer tiene esa magia de la rotura de la oscuridad de la noche. Pero la luz fulgurante que esperamos, no es tal, más bien resulta un tanto mortecina. El estallido que nos venden con la salida del sol no se produce, sino que el día va clareando paulatinamente, lo que también tiene su encanto, como un lento despertar. Sin embargo, no puedo evitar esa sensación de decepción cuando contemplo un amanecer. Tal vez se deba a que mis expectativas son extremadamente altas, o a que a ciertas horas de la mañana no estoy tan receptivo, o al temor de una posible traición solar que me deje tan perplejo como a Resines, o simplemente a que soy más de atardeceres. De esa luz que ha ido madurando a lo largo del día. En cualquier caso, admito que la carga subjetiva en esta materia tiene un peso fundamental.

Pero volvamos al punto de partida. ¿Qué es lo que nos puede desanimar a disfrutar de un paseo en bici por el bosque, la playa y, si nos vemos con fuerza, llegar hasta St. Andrews? Resulta que se trata de ese apacible fiordo, miento, el culpable es el Tay Road Bridge que hemos de tomar para cruzarla. Es cierto que la senda de peatones y ciclistas discurre segregada de los vehículos a motor. Pero esta separación es tan sólo espacial, en absoluto sensorial. A lo largo de los 2250 metros del puente, vamos encajonados, hasta casi sentirnos agredidos, invadidos por una mareante y ensordecedora marabunta de coches que flanquea nuestros costados durante todo el recorrido. Convirtiendo así lo que podría ser un placentero deslizarse sobre la ría, en una tortura.

En fin, tras atravesar el puente del suplicio y siguiendo por tierras celtas, quedémonos con este túnel de las delicias, versión del tema “Morrison’s Jig”.

sigue este post xml

Comentarios, Pingbacks:

No hay Comentarios/Pingbacks para este post...

debes estar registrado para comentar


idioms

  • en <. . . english/français
  • es <--- español
  • fr <. . . english/français

Categories


Plaza

otros contenidos de urblog relacionados con urbanismo y derechos humanos, democracia, territorio, paisaje, suburbios, economia urbana


participar


Buscar



sindicar

_______________________

código original facilitado por
B2/Evolution



!


|| . . the burgeoning city . . || . . la ciudad en ciernes . . || . . la ville en herbe . . ||